lunes, 28 de octubre de 2013

Reseña: La Castración

Título: La Castración
País: México
Año: 2011
Director: Ivan Löwenberg
Reparto: Victoria Santaella, Keyla Wood, Paloma Woolrich, Milton Cortez, Penélope Hernández, Paula Astorga
Duración: 83 minutos

Sinopsis: “Lourdes tiene casi 24, trabaja en una agencia de castings y cuida a su padre inválido, ya que su madre los abandonó hace varios años sin mayor explicación. Extraño para su edad, y a pesar de la guía de su mejor amiga Victoria, Lourdes nunca ha tenido novio, ni beso, ni nada. Un día su madre regresa a casa sacudiendo viejas heridas”.

Este iba a ser el momento estelar para sangrons.blogspot.com pues el director Ivan Löwenberg se encontraba en la Cineteca Nacional y luego de la proyección; accedió a que le hiciera o mejor dicho, le mandara unas preguntas por Internet que me contestaría posteriormente para incluirlas en este blog o nos veríamos por Skype o nos masajearíamos por twitter o lo que fuera.

Todo era perfecto: estaba por fin al corriente con todas las reseñas, me encontraba revisando el contenido del blog, organizándolo por temas, viendo posibles cambios de imagen y el siguiente paso lógico era aventarme a entrevistar para ensayar lo que sería una nueva etapa de Sangrons pero el destino quiso que nuestro equipo informático muriera y todos los planes se fueron al demonio.

Regresando a la reseña; ¡Cómo me costó trabajo poder ver La Castración! fue una película que se me escapaba una y otra vez pues la agenda estaba muy apretada… que si el Tour de Cine Francés, que si el horario era muy temprano, que ahora estaba muy tarde, que el día de hoy no hubo funciones programadas, etc. Se me hizo verla el 22 de septiembre (del 2013… por si nos están leyendo desde el futuro) y hasta este momento, ve la luz en este humilde blog.

La cinta se me hizo un trabajo realmente estupendo, es muy sencilla pero ahí radica su poder. La intimidad de la película es tal, que el personaje principal se conecta perfectamente con la audiencia a un nivel que pocas veces se ha visto en el cine hecho en México.

En La Castración, conoceremos a Lourdes (Victoria Santaella); quien es una chica promedio de veintitantos años que labora en una agencia de castings. Cuando no está en el trabajo, cuida de su padre discapacitado ya que su madre hace tiempo que abandonó la casa.

Una de las pocas distracciones de Lourdes es platicar con su amigo de Internet ya sea para ponerlo al tanto de su vida como para fantasear sexualmente con él pues debido a su retraída personalidad, ella nunca ha tenido novio ni besado a nadie.

Su rutinaria vida se compensa a ratos con su única amiga de la vida real: Victoria (Keyla Wood); una actriz desempleada con la que sale en ocasiones.

Una tarde, su madre regresa intempestivamente y Lourdes, llena de frustraciones y odio deberá lidiar con sus malas experiencias del pasado para poder liberarse.

Una reflexión sobre las cargas auto-impuestas que finalizan con frustración y evitan la
felicidad del ser humano.
En la parte técnica; La Castración tiene limitaciones que son más que nada debido al factor tiempo y presupuesto pero la atmósfera que logra crear alrededor de los personajes es convincente.

La actriz Victoria Santaella está deliciosa como Lourdes… ¿Deliciosa? ¡Ni que fuera fruta! Jaja me refiero a que todo gira alrededor de ella, carga con el peso de la cinta y nos va adentrando poco a poco en su personalidad, su ser. Lo que piensa, lo que siente, lo que vive… las locaciones se tornan claustrofóbicas como si Lourdes fuera una prisionera de algo o alguien (o de todos) y de vez en cuando (gracias a situaciones cómicas) ella sale de esa cárcel mental como si en verdad se hubiera castrado.

Es hasta el final de la cinta que las cadenas se rompen en un orgasmo que no solo ha revertido esta especie de castración de Lourdes sino que deja la puerta abierta para que la vida tome su curso.

El director Ivan Löwenberg y la actriz Victoria SantaellaRiviera en la alfombra roja
para "La Castración" en el Maya Film Festival 2012.
Como les digo, La Castración me agradó bastante y el público que asistió a la función también se mostró entusiasmada.

Desconozco en qué estará involucrado ahora el director Ivan Löwenberg pero con todos los tropiezos y descalabros que tuvo para levantar la película; desde lanzarse a la aventura pionera de grabar en digital, juntar $500 mil pesos de presupuesto y contar con 15 días para hacerla, le han dado experiencia que espero dé frutos en su próximo trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario