jueves, 12 de abril de 2012

Reseña: Habemus Papam

Título: Habemus Papam
Título Original: Habemus Papam
País: Italia
Año: 2011
Director: Nanni Moretti
Reparto: Michel Piccoli, Jerzy Stuhr, Renato Scarpa, Franco Graziosi, Camillo Milli, Nanni Moretti, Margherita Buy
Duración: 105 minutos

Sinopsis: “El Papa ha muerto y la salida de la humareda blanca anuncia la elección del nuevo líder de la Iglesia Católica. Miles de personas se reúnen en la Plaza de San Pedro y todo parecer estar listo salvo por un pequeño detalle: el Papa que han elegido está aterrado de tomar el cargo. Ante tan peculiar situación, el más prestigiado psicoanalista de Roma es mandado llamar de urgencia al Vaticano”.
El camino al infierno está lleno de buenas intenciones. El ejemplo más reciente es esta película mitad fallida y mitad interesante.
Lo único que se agradece es que en México le dejaron el nombre original y no se pusieron a tratar de engañar a la gente con títulos llamativos para vender unos miserables boletos extra. Situación que sí ocurrió en otros países y cuyos títulos idiotas les comparto: Un Papa en Apuros (¡Qué horror!) y El Psicoanalista del Papa (No está tan mal pero por ahí no va la historia).
Al principio la historia suena interesante, pero ni bien llegamos a la media hora, la película se va en picada figúrese usted, igualito que Juan Camilo Mouriño jajaja.
Pareciera que el guionista, en un arranque de inspiración se sentó a escribir la historia y a las tres cuartillas ya no supo qué hacer, así pues la película se vuelve aburridísima y uno se comienza a preguntar si no se equivocó de sala…
No porque estrenes tu película en el festival de Cannes significa que hiciste algo bueno

La película va sin ton ni son, un montón de escenas puestas al aventón. Si hay algo que rescatar es que sale Mercedes Sosa como 10 segundos.
Habemus Papam es una total decepción, pues tenían todo, absolutamente todos los recursos para hacer una buena cinta. Imagínese usted, que tiene a un chef internacional a su disposición para prepararle un almuerzo y entonces, usted salga con que quiere un huevo estrellado y jugo de naranja. Pues lo mismo ocurrió acá… de hecho, pienso que ya ni vale la pena seguir hablando de esta porquería.

En contra, por Ricardo Aldarondo:

El problema puede estar en una cuestión de expectativas; o en que Nanni Moretti apunta hacia un lado, y dispara hacia otro. Quizás esperábamos otra cosa, más mordiente, una sátira en toda regla, ante un Moretti que pretende desvelar las pequeñas miserias humanas del interior del Vaticano. Es lo que él mismo promete en la primera media hora, la que funciona, de una película que luego descubrirá que su autor no quiere, o no se atreve a poner patas arriba los estratos de poder y las maquinaciones de interior que dan lugar a la elección del máximo representante de Dios en la Tierra. En un comienzo, lo mejor, Moretti emplea su peculiar y aguda manera de disparatar la realidad. Luego quiere comprender las debilidades humanas del elegido, pero el relato se pierde y se estanca, y la solución final tiene más de sainete inofensivo que de desenmascaramiento de un mecanismo deshumanizado. Michel Piccoli brilla por sí solo en un relato que va a la deriva, perdida la fuerza inicial, y sin que el Moretti director-actor pueda recuperar el humor incisivo y el discurso personalizado de antaño.

2 comentarios:

  1. Sei un ignorante! Te lo dico in italiano così capisci meglio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja según escribe usted en italiano pero ignora una palabra: FELLINI

      Eliminar