jueves, 24 de noviembre de 2011

Reseña: Misterios de Lisboa (Mistérios de Lisboa)

Título: Misterios de Lisboa
Título Original: Mistérios de Lisboa
País: Portugal-Francia
Año: 2010
Director: Raúl Ruiz
Reparto: Adriano Luz (padre Dinis), Maria João Bastos (Ângela de Lima), Ricardo Pereira (Alberto de Magalhães), Clotilde Hesme (Elisa de Montfort), Afonso Pimentel (Pedro da Silva), João Baptista (don Pedro da Silva), Albano Jerónimo, Léa Seydoux, Julien Alluguette
Duración: 272 minutos

Sinopsis: “Un adolescente tiene el afán de buscar a su padre desaparecido en una Lisboa de intrigas e identidades ocultas, con una galería de personajes que están vinculados en cierta manera al destino del chico huérfano. El padre Dinis, un descendiente de aristócratas libertinos convertido en justiciero; una condesa corroída por los celos y con sed de venganza; un pirata sanguinario convertido en un próspero hombre de negocios. Todos estos y muchos más personajes se pasean por la historia del siglo XIX y acompañan a nuestro protagonista en la búsqueda de su verdadera identidad”.

¡Y continúa la Muestra Internacional de Cine número 53 en la Cineteca Nacional!

No soy un profesional de la crítica. ¡Imagínese hacer el intento de analizar una obra de tales dimensiones! Son cuatro horas y media de pura trama (y subtrama) no lineal donde todo está entretejido y podemos conocer todos (Sí, ¡Todos!) los detalles de la vida de los protagonistas.

Es como si a su servidor le preguntaran cual es su música favorita y les contestara con la historia de todos los géneros que contribuyeron a la creación de mi estilo musical preferido… para decirles al final que no tengo uno favorito en particular.

Después del ejemplo que solo hizo me desviara del tema continúo dando mis impresiones de la cinta como el guión. El guión señores, está tan bien que me hace sospechar de la intervención de un demonio o inteligencia extraterrestre… no, para nada, lo que sucede es que me deja pensando el cómo fregados le hicieron para afinar los detalles de todo.

La verdad, en una parte me perdí y no supe que pasaba pero como la historia viene y va, va y viene y todo está ligado, de nueva cuenta le agarré la onda.

Un detalle (creo que detalle no es la palabra correcta) que me gustó fue cómo la cámara juega con el público. Si notan, las tomas aparecen a través de una ventana, desde una puerta o detrás de las cortinas para darnos la impresión de que alguien siempre está observando... hasta la estaba sintiendo interactiva a la película jajaja.


Me encantan esos paneos (creo que así les llaman los que saben) de los exteriores y de los castillos.

Además que cuando en la trama, se habla de algo íntimo o serio por decirlo de alguna forma, nuevamente entra ese juego del director de siempre mostrar a alguien presente observando, o escuchando.

Todo eso, son pequeños regalitos que enriquecen la cinta.

Leyendo críticas acá por Internet y demás información, quedo satisfecho con saber que no soy el único que se desesperó con la última media hora ¿Acaso no es una ironía? Una película larga como esta, nunca se hace larga… ¡Hasta media hora para el final! Jajaja me gustaría saber si eso fue planeado, si lo fue, hasta eso es una genialidad.

Ya para terminar, hago del conocimiento público, que esta película se está (y estará) proyectando en formato digital (es decir, que es un DVD pues) y no en 35 milímetros. Hasta el momento de publicar esta entrada, no investigué en que partes del mundo de se exhibió en 35mm pero al parecer nuestros conquistadores; los españoles, allá en la madre de patria, también la vieron en formato digital.

Parece ser que no valía la pena hacer el transfer a celuloide... Ah y si alguien se anima a ver la serie completa de seis horas, sería bueno que compartiera sus impresiones también como lo hizo el propio director:

- ¿Cuáles son, a grandes rasgos, las diferencias entre los dos montajes, es decir, la versión para las salas de cine, de 272 minutos, y la teleserie, seis capítulos de 50 minutos cada uno aproximadamente?

- Veréis, salvo la duración, no hay grandes diferencias entre ellas. En la serie aparecen dos historias más periféricas, respecto al niño sin nombre y a otro de los personajes alrededor del Padre Diniz, dos historias que están lejanamente ligadas, y que, por lo tanto, eran bastante fáciles de cortar. Éstas no están en la película. Pero, en general, dejé el mismo ritmo lento. (…) También, como es obvio, hay algunas cosas que suceden de forma más larga en la serie que en el film. Sobre todo, cosas relacionadas con el Padre Diniz… En fin, la versión para el cine es un montaje más resumido en el que queda, sobre todo, la parte más folletinesca de la historia. Podríamos decir que la película se centra en un único embrión, frente a la serie en el que hay varios. Por lo tanto, ésta es menos reducible a episodios, es decir, su trama es más compacta. Y quizá la serie tiene un punto paródico que no es tan claro en la película…

No hay comentarios:

Publicar un comentario