sábado, 12 de noviembre de 2011

Reseña: El Caballo de Turín (A torinói ló)

Título: El Caballo de Turín
Título Original: A torinói ló
País: Hungria, Francia, Alemania, Suiza, Estados Unidos
Año: 2011
Director: Béla Tarr, Ágnes Hranitzky
Reparto: Janós Derzsi (Ohlsdorfer), Erika Bók (la hija de Ohlsdorfer), Mihály Kormos (Bernhard).
Duración: 146 minutos

Sinopsis: “El caballo de Turín parte de un argumento sencillo: la quebradiza salud de un viejo caballo que pertenece a un granjero y su hija compromete el porvenir de su trabajo y su vida”.

¡Y continúa la Muestra Internacional de Cine número 53 en la Cineteca Nacional!

Es evidente que no soy un crítico de cine, esa es la razón de que titulo mis publicaciones como reseñas y no como críticas. ¡Únicamente soy un tipo que va mucho al cine!

¿Y cuál es la razón de que inicio así? Pues que al buscar la información para este blog como es la reseña, carteles, avances o la ficha técnica. Me encuentro con que los críticos de verdad, los meros meros, alaban esta cinta. Tanto crítica mexicana como internacional.

Así que… ¿Cuál es mi aportación? Pues lo que tengo que decir es lo siguiente:

Es en blanco y negro

Un poco larga (dos horas y media)

Dos feas, pobres y miserables personas

No lo sé… igual y les gusta.

Jajaja me atraparon, eso no lo dije yo, lo dijo el mismísimo Bela Tarr en el FICM (Festival Internacional de Cine de Morelia)

Si me piden definirla en una oración, serí: “Es una cinta contemplativa”. Vemos el paso de los días, la rutina diaria, el evidente fin de toda una vida.

Esta cinta como lo menciono, ya se vio en el festival de Morelia, además de exhibirse en la retrospectiva que la Cineteca Nacional dedicó a Bela Tarr el pasado 22 de octubre y ahora se programa para la 53 Muestra Internacional de Cine. Es decir, ya son tres ocasiones en las que se presenta El Caballo de Turín y la crítica la aclama… pero a mí no me convenció del todo.


¡Sí! comprendí cual era la propuesta, me gustaron esas tomas muy cuidadas, sentí la atmósfera de la cinta, pero no sé, igual y me falta mucha agricultura (por aquello de que hay que cultivarse) puede ser, porque solo soy un tipo que va mucho al cine pero nada más…

Ni siquiera es un cinta que me sorprendiera o transmitiera algo especial, realmente no entendí ni papa (ni hervida con sal). Lo que me confunde aún más, es que otra cinta como El Árbol de la Vida de la cual salí extasiado, está siendo demeritada por los mismos que alaban El Caballo de Turín.

Así que me he quedado con la idea de que ésta última película de Béla Tarr es elitista y hasta tuvo algún estudio de marketing para dirigirse a un público específico, un segmento del mercado pues... Y el argumento de que es cine de arte y no cine comercial se me hace muy débil. Por lo que sé, en ninguna ocasión han dejado entrar gratis a ver El Caballo de Turín y no está disponible en Internet para compartirla libremente, no pertenece al dominio público.

No se confundan... La cultura cuesta, pero el arte debe ser libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario