lunes, 14 de noviembre de 2011

Reseña: Fausto (Faust)

Título: Fausto
Título Original: Faust
País: Rusia
Año: 2011
Director: Aleksandr Sokúrov
Reparto: Johannes Zeiler (Fausto), Antón Adasinski (el prestamista), Isolda Dychauk (Gretchen), Georg Friedrich (Wagner), Hanna Schygulla (esposa del prestamiesta), Antje Lewald (madre de Gretchen), Florian Brückner (Valentin).
Duración: 134 minutos

Sinopsis: Un profesor comienza a impacientarse por las limitaciones religiosas impuestas sobre el conocimiento científico, por lo que está listo para vender su alma a cambio de la iluminación intelectual. Sokúrov hace una adaptación libre de la clásica novela de Goethe. El filme abre la puerta a un mundo lleno de metáforas, simbolismo visual, diálogos detallados, movimientos de cámara artísticamente elaborados y nos lleva a un viaje en la compañía de un demonio que está listo para satisfacer cualquier deseo”.

¡Y continúa la Muestra Internacional de Cine número 53 en la Cineteca Nacional!

¿Y si miramos por la ventana?

Esta línea inicial hace referencia al aspecto de la pantalla cuadrada (4:3) en la que está presentada la película pues no es panorámica o levemente panorámica como es ya el estándar cinematográfico.

Así que pareciera ser, que miramos a través de una ventana. Hasta que entonces… ¡Somos transportados al otro lado! Ahora estamos en ese universo fáustico.

Hace muchos años, uno, al ver una cinta compleja (técnicamente hablando) nos sorprendíamos y nos preguntábamos ¿Cómo lo hicieron? Hasta que a comienzos de los años 90’s se rompió esa mística al agregar la frase “la hicieron por computadora” y desde entonces ya nada nos sorprende… hasta ahora, pues al ver Fausto de Aleksandr Sokúrov me pregunté nuevamente: ¿Cómo lo hizo?

Lo que sucede es que es un viajesote (interprétenlo como quieran jaja) además la cámara siempre está en movimiento como si fuera nuestro guía. Cada escena está perfectamente construida para darnos la sensación de continuidad.

¿Cómo lo hizo? Obviamente hay mucho trabajo detrás... y pensándolo bien, no me interesa saber cómo lo hizo, deseo quedarme con esa intriga, quiero imaginar que el diablo, ¡Sí! El diablo estuvo detrás.

Por cierto, leyendo algunas opiniónes de la cinta, alguien la calificó como: Cine lisérgico y estoy totalmente de acuerdo.

Me gustó esta propuesta del director Aleksandr Sokúrov.

Así que les comparto a manera de despedida (porque aún hay mucho que ver) un pensamiento de la película sobre el porqué alguien se casaría:

“Por dinero, lujuria y un hogar compartido”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario