jueves, 10 de noviembre de 2011

Reseña: El Hombre De Al Lado

Título: El Hombre De Al Lado
País: Argentina
Año: 2009
Directores: Mario Cohn, Gastón Duprat
Reparto: Daniel Aráoz (Víctor), Rafael Spregelburd (Leonardo), Rubén Guzmán, Eugenia Alonso, Inés Budassi, Lorenza Acuña, Eugenio Scopel.
Duración: 103 minutos

Sinopsis: “Un conflicto entre vecinos que parece no tener fin. Una simple pared puede dividir dos mundos, dos maneras de vestir, de comer, de vivir. De un lado, Leonardo, fino y prestigioso diseñador que vive en la única casa diseñada por Le Corbusier en América Latina. Del otro lado, Víctor; vendedor de coches usados, vulgar, rústico y avasallador. Víctor decide hacer una ventana para tener más luz, y ahí empieza el problema: cada uno toma conciencia de la existencia del otro. La mirada del extraño corroe y pone en entredicho una vida aparentemente normal, y abre la puerta a los miedos, a las miserias y a las actitudes más viles”.


¡Y continúa la Muestra Internacional de Cine número 53 en la Cineteca Nacional!


Si alguien está pensando en entrarle por vez primera a la Muestra Internacional de Cine, mi recomendación es esta película. Es más si usted es un amante de la muestra pero su mejor amiga se encuentra escéptica de acompañarlo porque cree que terminará viendo una película húngara rara dirigida por algún sueco loco, esta también es una buena opción. Es más, si usted esta tratando de conquistar a esa chica de aspecto intelectual y quiere ganársela con el clásico de siempre: El CCC ¡No, no me refiero al Centro de Capacitación Cinematográfica! Jaja estoy hablando del Café-Cineteca-Cena (los expertos recomiendan el CCCC: Café-Cineteca-Cena-Cama) esta también es la opción de la semana.


Incluso, si usted fue de los valientes en ver El Caballo de Turín, puede relajarse un rato con esta cinta.


¿Y por qué me desvivo para convencerlos de que la vean? Como saben, rara vez recomiendo algo, sólo escribo lo que pienso, comparto lo que me hizo sentir, lo que no me gustó, pero no recomiendo. Así que hablaré de por qué me gustó esta película.

Empezamos con que El Hombre De Al Lado está muy bien escrita, no es para nada predecible (si usted cree lo contrario, le suplico me contacte para obtener los números ganadores del Melate o la lotería) tiene un perfecto balance con el humor, ya que recuerden; no es lo mismo ser gracioso que hacerse el chistoso.

El que se roba la cinta es Daniel Aráoz como Víctor, el vecino “naco”. Quien solo busca hacer una simple ventana para captar un poco de sol.

Y precisamente me centraré en las clases sociales. Ignoraba que la pedantería de las clases altas era la misma en Argentina que en México. Muy buenos para hacerse los chingones a espaldas de los demás, pero de frente no son mas que cobardes.

Defensores de la legalidad cuando ellos mismos, en sus actos se empeñan por demostrar lo contrario.

Leonardo el pudiente, Víctor el jodido…

Leonardo se siente casi violado, siente que pierde su intimidad, porque el vecino quiere hacer una ventana

El primero actúa cobardemente amedrentando anónimamente al segundo, el cual lo confronta personalmente.

Una de las grandes películas del año
Y es ahí donde entendemos que Leonardo no tiene ni una pizca de valor (estaba tentado a decir hombría pero se escucharía sexista). Leonardo evade sus problemas y se guarece a la sombra de invenciones, que si su esposa es la que se opone a la ventana, después que su suegro, que si es ilegal, que si no se qué.

Víctor solo es un buen sujeto, el problema es la mentalidad de Leonardo y su esposa, pues desean mantenerse en un “anonimato arquitectónico” no quieren ver al otro, al invasor, al pobre.

Se encuentran en un estado de pánico al quedar expuestos por una ventana… Víctor solo quiere ser amable, un buen vecino.

¿Cuándo llegamos a esto? ¿Cuándo decidimos que nos vale madre los demás?

La historia ya no es sobre la ventana (mera alegoría de la vida misma) El otro, el desconocido ¿Es enemigo?

Hay mucho que decir se esta película, tanto que si lo hiciera terminaría por contarla toda y entonces esta entrada se convertiría en la transcripción del guión.

La pasé grandiosamente viendo esta cinta, me estaba muriendo de la risa. Mi escena favorita es cuando Víctor va a la casa de Leonardo y como muestra de su amistad le da a elegir entre dos obras que realizó: El Tecno Tango y El Origen.

-¿Cuál te gusta más?- Pregunta Víctor

-Pues las dos están muy… muy fuertes… personales… buenísimas- Balbucea tímidamente Leonardo

-¿Cuál te gusta más?- Pregunta de nueva cuenta Víctor

-Ah… ésta - Dice más bien como quien elige un par de calzones

- El del origen, sí… Está inspirada en mi madre: es un útero, una vagina… es una concha hecha con balas 9mm y alambre de púas -

Ja ja ja. La verdad yo hubiera querido a un vecino como Víctor.

Todo inició con una ventana, y finaliza… sin ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario