lunes, 8 de abril de 2013

Reseña: Ciudadano Buelna


Título: Ciudadano Buelna
País: México
Año: 2012
Director: Felipe Cazals
Reparto: Sebastián Zurita (Rafael Buelna), Marimar Vega (Luisa Sarría), Damián Alcázar (Lucio Blanco), Jorge Zárate (Heriberto Frías), Tenoch Huerta (Emiliano Zapata), Bruno Bichir (Antonio Díaz Soto y Gama), Elizabeth Cervantes (Güera Carrasco), Dagoberto Gama (Juan Carrasco), Gustavo Sánchez Parra (Álvaro Obregón), Enoc Leaño (Francisco Villa), Raúl Méndez (Venustiano Carranza)
Duración: 112 minutos

Sinopsis: “Rafael Buelna Tenorio (Sebastián Zurita), nuestro ciudadano, es un estudiante sinaloense de Derecho, comprometido con sus ideales. Murió a los 33 años luchando por su profunda convicción de justicia y equidad. Compartió su vida con María Luisa Sarría (Marimar Vega), esposa solidaria y amorosa, que entendió el papel de su compañero en la lucha revolucionaria. Ciudadano Buelna es un joven inconforme, desconocido por la historia oficial, que soñó  con un país igualitario”.

Me puse a leer algunas opiniones de las personas que fueron a ver este fin de semana Ciudadano Buelna. La mayoría comenta con tristeza que solo había 5 o 6 personas en la sala, el lado bueno fue que los mismos que señalaban esta falta de asistencia salieron muy contentos y satisfechos por haber asistido al cine.

Mi caso fue más extremo puesto que fui el único en la sala…

Participó en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara
Déjenme decirles que el inicio de la historia nada más no me cuadraba. Sebastián Zurita con cero transmisión de carisma y el molesto acento o ‘tonito’ que hacía de supuesto sinaloense no era lo que esperaba.

-Es que eres un envidioso, ya quisieras estar como él- Pues no sabía de la existencia de Sebastián Zurita hasta que lo vi en esta cinta. Ya después me sorprendí al ver en Internet que el joven es todo un galán de telenovelas y ha sido muy exitoso. Por lo que la única referencia al momento de estar corriendo la cinta de Ciudadano Buelna era que el güero éste nada más no despegaba.

Los salvavidas de la historia son todos los demás actores en los que Zurita se apoya y las cosas empiezan a mejorar un poco. Sin embargo, en los momentos en los que no se encuentra rodeado por el demás talento, se vuelve a caer.

No sé cómo se hizo la investigación histórica para este personaje pero me quedé con la idea de que Buelna era un hombre eternamente enfadado con todo y con todos y eso evita que el público sienta empatía con el personaje pues ¿Quién va a querer acercase a un tipo que todo el tiempo anda de jeta (mal encarado)?

Pero hay una escena en la que Zurita deja de ser ‘ese güero jetón’ y como que una aprende a quererlo con todo y su bilis jajaja. No recuerdo bien cuál era pero creo que es una en donde el personaje de Buelna hace una declaración de principios y nos queda claro que el señor es un chingón… luego entonces el que lo interpreta también es un chingón.

Una de las escenas cumbre en Ciudadano Buelna
Algo que le da a la película mayor verosimilitud es el excelente trabajo de ambientación totalmente a la altura de cualquier otra producción que nos llega del extranjero y creo que hasta con más méritos pues mientras en otras obras las recreaciones se enfocan más a idealizar una época perdida y todo luce como nuevo. En Ciudadano Buelna, el director Felipe Cazals emplea objetos que lucen, digamos, gastados o usados. Como es el caso de los automóviles.

En otra cinta, estos autos hubieran lucido flamantes, como recién salidos de la fábrica. Sin embargo, en Buelna estos se ven como si en realidad hubieran sido utilizados para la causa revolucionaria. Lo mismo sucede con los sets, la utilería y demás.

Así que probablemente Felipe Cazals no tuvo el dinero suficiente para mostrarnos aunque fuera una batalla épica comandada por Buelna pero para lo que sí le alcanzó por lo menos está bien hecho.

El guión está muy escueto, faltó amarrar más la historia y precisamente, como el General Buelna ha quedado marginado de la oficialista historia de la Revolución Mexicana se hubiera agradecido ver más detalles que nos introdujeran más a la mente y vida de este revolucionario.

Lo que sí nadie le podrá reclamar a esta cinta es la gran manufactura que posee ya que los involucrados en el proyecto tienen mucho talento y eso, no está a la venta.

Siguiendo con el punto de que esta cinta se salva incontables veces debido al reparto de la misma. Bruno Bichir da cátedra de actuación en uno de los momentos más altos de la cinta, su participación de unos cuantos segundos es tan soberbia que esos fragmentitos son utilizados en el trailer de la película. Y no era para menos, si su personaje fue ni más ni menos el que ayudó en la convención de Aguascalientes que se adoptara el Plan de Ayala.

El segundo en la lista de los roba cámara es Tenoch Huerta como Emiliano Zapata. De quien lo único que atino a decir es que luce i-n-c-r-e-í-b-l-e.

A título personal, me emocioné y sorprendí cuando vi a Teresa Ruiz a quien considero una mujer tan inteligente como hermosa haciendo un breve cameo. Úrgeme verla actuar ya en el cine, esa belleza y talento debe ser compartido con la humanidad... yo sí me casaba.

Presentación de la cinta con Marimar Vega y Sebastián Zurita
El aspecto musical pues es muy austero, además de que transmite cierta tristeza y melancolía. No hay grandes números de heroicidad y triunfalismo… muy a tono con el desenlace de la historia. La Revolución que nunca fue…

Ya para finalizar, les recomiendo la lectura del libro: La Revolucioncita Mexicana del maestro Eduardo del Río ‘Rius’ quien fue de los primeros autores que leí y me ayudó a aterrizar infinidad de ideas que tenía pues a los 12 años no entendía cómo lo que me contaban en mi libro de historia de la escuela era tan bonito y rosita y estábamos tan jodidos si según la revolución terminó en un… y vivieron priístas para siempre. Jajajaja

Y antes de que me reclamen que soy tendencioso por basarme en Rius, déjenme decirles que esos comentarios van en la reseña de Cristiada (For a Greater Glory, 2011)

Ciudadano Buelna: El hombre que nación enojado, vivió enojado y murió enojado. Ahora está en el cielo… ¡Enojado!

Pues si gustan ver esta película creo yo que no les quita nada… vayan y me cuentan qué les pareció.

La escena que me rompió el corazón fue donde Rafael Buelna (Sebastián Zurita) y su esposa Luisa Sarría (Marimar Vega) durante una fiesta, se sientan frente a frente e intercambian únicamente las miradas. Como anticipando que nunca más se volverían a ver…


2 comentarios:

  1. Difiero con usted en la calificación del actor Sebastian Zurita, en mi opinión hizo un excelente trabajo. Respecto a los huecos históricos, estoy de acuerdo, y por fuentes fidedignas, no alcanzó el dinero para concretarlas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la película es austera en cuanto a espectáculo se refiere. Afortunadamente lo compensan con talento pues la película está bien fregona (fotografía, locaciones, tomas..)
      En cuanto a la actuación de Sebastián Zurita probablemente la forma en la que nos lo presentan en la cinta no fue la mejor. Sin embargo, en la misma reseña reconozco que ya avanzada la película, hay un momento en el que por fin Zurita logra convencer y de ahí se sigue...
      Muchas gracias por darte el tiempo de comentar. Saludos!!!

      Eliminar