miércoles, 3 de octubre de 2012

Reseña: El Precio de la Codicia (Margin Call)

 
Título: El Precio de la Codicia
Título Original: Margin Call
País: Estados Unidos
Año: 2011
Director: J.C. Chandor
Reparto: Zachary Quinto, Kevin Spacey, Paul Bettany, Jeremy Irons, Simon Baker, Demi Moore, Stanley Tucci
Duración: 106 minutos

Sinopsis: “Ambientada en el arriesgado mundo de las altas finanzas, Margin Call es un drama que compromete a las figuras clave de un banco de inversión durante las turbulentas 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. Peter Sullivan, un analista junior, descubre información que predice la caída de la empresa por el exceso de activos basura con los que está generando sus beneficios, y origina una toma de decisiones en cadena tanto morales como financieras que producen un terremoto en las vidas de los implicados en el inminente desastre”.

Para ser exitoso, únicamente hay de tres: Ser el primero, ser el más inteligente o... hacer trampa. Con esa frasesota iniciamos la reseña.

Me pareció estupenda. La cinta inicia muy bien pues atrapa desde el comienzo, se ve que el tipo que escribió esto sabe perfectamente de lo que habla. Y si se están pensando que me refiero al tema económico pues les digo que no; Lo que el director J.C. Chandor plantea es una sabrosa historia acerca de la moralidad ¡Órale!

Y eso es lo que le da el sabor a la cinta. Que tiene, entre otros méritos; el mantenerse imparcial durante toda la historia. Nos muestra ciertos pasajes, situaciones que al final uno deberá sopesar para tener una opinión propia.

La escena inicial de El Precio de la Codicia es un despido masivo de analistas financieros en donde figura Eric Dale (Stanley Tucci) el encargado del manejo del departamento de riesgos quien analizaba información clave que apuntaba a que la corporación se dirigía inminentemente a un agujero negro financiero. Al ser despedido, se ve imposibilitado de confirmar sus proyecciones por lo que discretamente le pasa la estafeta a un joven proactivo (Zachary Quinto) quien logra acomodar las piezas del rompecabezas y ¡Bam! Una reunión de altos ejecutivos llega como relámpago en plena madrugada para idear algún plan que contenga el tsunami financiero que se aproxima y del que nadie tenía idea. Con esto, se inician los cuestionamientos: ¿Qué está bien? ¿Qué está mal?

Así pues, en el debate de lo moralmente correcto sale a relucir la verdadera naturaleza de estos personajes que están dispuestos a sacrificarlo todo para salvarse… Codicia, es la palabra clave en esta maravillosa cinta.

¿Quién gana cuando los demás pierden?

12 horas en las que la codicia volverá a unos infinitamente pobres y a otros infinitamente ricos. ¿El precio a pagar? Dedúzcanlo cuando vean esta historia. Pesimista que es uno, concluí que no hay ningún precio que pagar. No hay nada de qué arrepentirse. Tal como la frase lapidaria de John Tuld (Jeremy Irons) El dinero no existe, es una invención para que no nos matemos por comida.

Cuenta también con la participación del soberbio Kevin Spacey y la señora Demi-pacto-con-el-diablo-Moore.

Si están buscando una película que los haga pensar y meditar no duden en elegir El Precio de la Codicia. Y si se animan, pueden buscar una película mexicana emparentada con el tema económico: El Efecto Tequila, que desafortunadamente combina una historia de amor con el financiero. Pero retrata un poco lo que sucedió en diciembre de 1994 con la más mexicana de las crisis.

Presentación de El Precio de la Codicia en el Festival Sundance

El Precio de la Codicia no es para todo el público, es (y perdón que suene discriminador pero es la verdad) para un selecto grupo que mínimo lee el periódico y terminó la prepa. Para los demás está La Rosa de Guadalupe o Cosas de la Vida en el Canal 2 de Televisa y 13 de Tv Azteca respectivamente.

Una reflexión final: -Dinero; ya sé que no compras la felicidad… pero prefiero llorar en un Ferrari-

No hay comentarios:

Publicar un comentario