viernes, 11 de abril de 2014

Reseña: La Diosa Arrodillada

Título: La Diosa Arrodillada
País: México
Año: 1947
Director: Roberto Gavaldón
Reparto: María Félix (Raquel Serrano), Arturo de Córdova (Antonio Ituarte), Rosario Granados (Elena), Fortunio Bonanova (Nacho Gutiérrez), Rafael Alcayde (Demetrio), Carlos Martínez Baena (Esteban; el mayordomo), Eduardo Casado (licenciado Jiménez)
Duración: 104 minutos

Sinopsis: “La destructiva pasión amorosa de un industrial por una altiva modelo es la médula de este filme en el cual Roberto Gavaldón y José Revueltas reelaboran las convenciones del melodrama romántico para adentrarse en los territorios del film noir, orquestando además una encarnación del deseo erótico, insólita en el cine mexicano clásico. Eslabón relevante en el trágico universo fílmico de Gavaldón, la cinta se presenta en una copia nueva en 35mm. en el marco de la conmemoración por el centenario de María Félix… a pesar de que también son los 100 años de José Revueltas, pero a él no se le menciona”.

Cuando se trata de restauraciones; el estándar para su servidor es Los Olvidados de Luis Buñuel, exhibida en la 52 Muestra. Cada nuevo ciclo, nos ha presentado alguna restauración o nueva copia en 35mm. Tal ha sido el caso de Macario que les quedó excelente o de la pobre Distinto Amanecer que estaba pal’ perro; con un sonido horrendo y que analizamos en su momento.

Ahora se nos trae: La Diosa Arrodillada; cinta que me dejó muy satisfecho porque tiene pocos problemas técnicos. Acaso una escena donde habla un doctor con un seseo espantoso que hasta lastimaba los oídos.

Tener la oportunidad de ver este clásico en una pantalla de cine es una maravilla. Por ejemplo, uno puede apreciar a cien años del nacimiento de María Felix; que tenía un trasero espectacular pero no superior al de Silvia Pinal jajaja.

Ya, analizando la obra con seriedad, esta obra del ’47 es una propuesta que para la época de su estreno, tiene muchas cosas interesantes.

La historia nos atrapa desde los primeros minutos, no hay necesidad de ser tan explicativo como ahora se acostumbra. Todo se maneja con elegante sutileza que no obstante, nos comunica todo.

Tenemos entonces, a Antonio Ituarte (Arturo de Córdova) un hombre exitoso en el mundo farmacéutico de quien se nos da a entender; ha tenido algunos deslices con Raquel (María Félix) una… ¿Modelo? ¿Bailarina? ¿Actriz? Uhmmm ¿Escort VIP? jaja bueno, eso no tiene la menor importancia… el asunto es que Antonio es un hombre casado y ha decidido después de todo, serle fiel a su esposa Elena (Rosario Granados) quien se encuentra en un estado un poco delicado.

Culpa, deseo, chantaje...
La trama se pone picante cuando el por ahora feliz matrimonio, en una remodelación al jardín familiar, construye una fuente a la que le falta el toque final: Una escultura, probablemente una Venus.

Es en la búsqueda de este detalle (que resulta ser una Diosa) que el destino reencuentra a los amantes pero ya con actitudes y pensamientos distintos a la época de pasión desenfrenada. Sin embargo, se autoengañan y comienzan a malinterpretar los mensajes a la manera en que desean verlos…

Antonio se encuentra harto y cansado de la intranquilidad que día a día domina su mente y planea una solución de raíz que únicamente le trae más problemas (y tragedia) a su vida.

La Diosa Arrodillada plantea una historia de fórmula probada que sobresale entre las demás debido al talento involucrado en la realización de la cinta: Desde la visión del director y el reparto espectacular como Fortunio Bonanova y Carlos Martínez Baena que no por ser actores secundarios no aportan nada, al contrario. De ahí en fuera, el melodrama no es una cosa revolucionaria pero es agradable ver culpas, deseos, chantajes y muerte al estilo de la vieja escuela.

Mención aparte, el penoso número musical de María Felix donde no canta, no baila, está rígida como una tabla y su vestuario es horrendo. Si fuéramos Hollywood, ya tendríamos el remake con Martha Higareda y Jaime Camil pero mejor no doy ideas, no vaya a ser…

No les puedo dejar el avance de la Cineteca Nacional de la nueva copia sacada del material de nitrato porque ya son igual de payasos que Corazón Films y nos prohíben ponerla en este blog.

4 comentarios:

  1. En éste mundo digitalizado, donde es raro ya que un cine toque una cinta de 35mm, ¿qué tal estuvo la proyección? Amaba el formato pero me molestaba realmente cómo una buena o, incluso, excepcional copia de 35mm podía arruinarse con el mal trato de la misma.

    Una vez un Cinépolis local, varios meses siendo digital, decidió por alguna razón proyectar la versión en celuloide de una película reciente. La proyección estuvo horrible, asquerosa. Creo que de verdad no podía verse o escucharse peor.
    Supongo que fue la falta de "práctica", ya que desde un tiempo que no proyectaban en cinta.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que esas copias ya están pagadas y ya no se vuelven a usar después por eso no importa lo que se maltrate. En cambio cuando se proyectó Metrópolis en el Auditorio Nacional musicalizada en vivo por la sinfónica ahí por CADA fotograma que se dañe es una multa de cientos de pesos, no es broma... copias en 35mm de Metrópolis y otras obras del patrimonio mundial cada vez que se proyectan las revisan fotograma por fotograma y si hay alguno dañado; hay que pagar multa... La proyección estuvo genial en parte por los proyectores que compró Cinenteca: Kinoton. Con esos, las cinta nunca hace contacto con ninguna parte porque proyecta con aire... desde 35, 16 hasta 70 mm y digital. Son unos señores proyectores

      Eliminar
  2. Nunca me tocó ver una cinta de 35mm proyectada en Kinoton :c Siempre leí maravillas de esos proyectores.
    Nada más he visto Christie, y la marca patito que usaba el Cinemex antes de la conversión digital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De proyectores y lentes sí desconozco todo... sólo lo que he leído en www.widescreenmuseum.com el super museo del widescreen :)

      Eliminar