viernes, 13 de septiembre de 2013

Reseña: Paseando con Molière (Alceste à Bicyclette)

Título: Paseando con Molière
Título Original: Alceste à Bicyclette
País: Francia
Año: 2013
Director: Philippe Le Guay
Reparto: Lambert Wilson (Gauthier Valence), Fabrice Luchini (Serge Tanneur), Maya Sansa (Francesca), Laurie Bordesoules (Zoé)
Duración: 104 minutos

Sinopsis: “En la cima de su carrera artística, Serge Tanneur dejó definitivamente el mundo del espectáculo para mudarse a la Isla de Ré y vivir como ermitaño. Tres años más tarde, Gauthier Valence, un famoso actor de televisión, está planeando una producción de El misántropo de Molière y quiere ofrecerle a Serge el papel principal. Serge le propone a Gauthier cinco días de ensayo para saber si quiere participar. Los dos actores se miden y se desafían, compartiendo el placer de actuar juntos y las enormes ganas de pelearse, y todo parece indicar que Serge va a regresar al escenario…”.

En esta ocasión, sí es recomendable tener algunas nociones sobre El Misántropo pues el título en español es un completo desastre que no sirve para orientar al público.

Existe una diferencia abismal entre: Paseando con Molière y Alcestes en Bicicleta (la traducción del título original: Alceste à Bicyclette) ya que el primer título hace un referencia en lo general a Molière, mientras que Alcestes en Bicicleta es una clara alusión al personaje de la obra citada: El Misántropo.

Por cierto… ¿En español es Alceste o Alcestes? Ni idea, no tengo la obra a la mano.

Lambert Wilson (Gauthier Valence) y Fabrice Luchini (Serge Tanneur) son los encargados  de dar vida a esta película que resulta ser muy entretenida. La conexión entre estos actores se siente tan natural que la historia te atrapa y ya no te deja.

Es además; un divertido análisis acerca del teatro y de la ya muy devaluada palabra: Actor.

Veremos las peripecias de este par de actores… Uno; retirado y viviendo en el anonimato. El otro; exitoso en el medio televisivo. La excusa es la propuesta de montar la obra de El Misántropo. Sólo que existe un pequeño problema con estos dos personajes: El orgullo.

¿Quién de estos cederá para el bien de la obra? Es innegable que uno de ellos depende más del otro ¿Gauthier, Serge? la respuesta la conoceremos hasta el final de la cinta que está llena de situaciones hilarantes como la inclusión de una actriz porno y una italiana que se convierte en la manzana de la discordia para este par.

Consejos para una actriz porno...
El director Philippe Le Guay supo mantener el ritmo de la cinta, lo cual se agradece ya que la mayor parte de Paseando con Molière son diálogos y nos demuestra que todo estuvo muy bien estudiado y planeado pues en esas escenas donde los personajes recitan las líneas de El Misántropo la cámara se desplaza por toda la habitación, hace acercamientos, juega con la iluminación… nada se le va de las manos a Philippe Le Guay.

Me gustaría hacer un poco más extensa la reseña pero es precisamente mi ignorancia de El Misántropo el que no me permite profundizar en la psicología del dúo protagónico. No obstante, el mensaje principal me llegó y me ha dado material para conversar con mi prima quien ya ha concluido sus estudios de Literatura Dramática y Teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y que precisamente estábamos debatiendo sobre trayectorias de nuevos actores y actrices que a mi parecer, han desperdiciado su talento en trabajos comerciales (sin ningún aporte al arte) únicamente para tener qué comer (eso dicen como excusa) y que curiosamente otros actores y actrices que han seguido el camino de contribuir honesta y humildemente al quehacer de las bellas artes y viven holgadamente.

Paseando con Molière podría no sonar como la cinta más atractiva del Tour de Cine Francés pero si se animan, saldrán muy satisfechos. La pasé muy bien… me reí, emocioné y sorprendí con infinidad de situaciones planteadas en la cinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario