jueves, 12 de septiembre de 2013

Reseña: Los Sabores del Palacio (Les Saveurs du Palais)

Título: Los Sabores del Palacio
Título Original: Les Saveurs du Palais
País: Francia
Año: 2012
Director: Christian Vincent
Reparto: Catherine Frot (Hortense Laborie), Jean d'Ormesson (El Presidente), Arthur Dupont (Nicolas) Hippolyte Girardot (David), Arly Jover (La periodista-documentalista), Philippe Uchan (Coche-Dury)Hippolyte Girardot (David Azoulay)Brice Fournier (Pascal Lepic)
Duración: 95 minutos

Sinopsis: “Hortense Laborie, una mujer sencilla y amante de la cocina tradicional francesa, es seleccionada para encargarse de las comidas privadas en el Palacio del Elíseo y ve cómo su vida da un giro completo. Aunque la autenticidad de sus platos rápidamente seduce al presidente, y Hortense no tarda en hacerse respetar gracias a su habilidad y su ingenio, los celos y envidias de numerosos miembros del personal de cocina hacen de su trabajo una complicada experiencia en la que tendrá que sortear los retos y trampas que le tienden sus colegas. Inspirada en la extraordinaria historia real de la cocinera privada del presidente francés François Mitterrand”.

¿Para qué tener un blog como sangrons.blogspot.com si no puedo alardear sobre los exquisitos y extraordinarios platillos que hace mi mamá? Jejeje

La película me mataba de risa porque era como ver una parodia de mi madre en el cine. Probablemente todas las personas que aman hacer magia en la cocina han de tener manías similares pues de lo contrario estaría pensando seriamente que los franceses han colocado cámaras ocultas en la cocina y están espiando desde el otro lado del atlántico.

La única diferencia es que mi mamá no le ha cocinado a ningún presidente, así que la casa de ustedes (que es la mía jaja) tiene la franquicia exclusiva…

Ahora sí ¡Vamos a hablar de la cinta!

Comencé hablando de cocina y alimentos porque la película es tan inteligente que utiliza eso como una cortina para hacer una crítica a la política:

Para empezar, el propio presidente manda a llamar a Hortense Laborie (Catherine Frot) y sin embargo, ella no puede entrevistarse con él.

Se le indica que su labor es cocinar para el presidente pero nadie le dice cuáles son los gustos del mandatario.

Luego de tener una conversación con el presidente en el que este le menciona exactamente lo que desea que le cocinen, resulta que las decisiones realmente no las toma el dirigente sino sus colaboradores.

Las labores de Hortense en la cocina privada no interfieren con los de la cocina principal. Sin embargo, los cabrones de la principal desean ver caer a la señora.

Lo que en un principio era únicamente cocinar, se transforma ahora en un trámite burocrático de presupuesto y salud médica.

Estando ya hasta la chingada del trato que recibe; Hortense se va a otro país donde su trabajo sí es apreciado y decide vivir permanentemente en el extranjero donde emprende una nueva idea relacionada con su afición en la cocina.

"Soul Kitchen" le hubieran puesto como título en Inglés. Así aprovechaban la
relación Jim Morrison-Francia
Cualquier parecido entre la cocina de Hortense y la vida real es mera coincidencia… Donde políticos que uno supuestamente ha elegido como nuestros representantes no nos hacen caso a menos que se dignen a abrirnos la puerta de su  despacho.

Nos dicen lo que debemos hacer para “fortalecer al país” pero ni siquiera nos informan sus verdaderos proyectos y planes. Cuando se establece alguna especie de diálogo con los señores que están en el poder, siempre es a través de colaboradores y demás subalternos faltos criterio y con mente cuadrada (¡Que nadie eligió! Ojo). El trabajador clasemediero no perjudica a nadie y sin embargo los poderes fácticos del país quieren verlo caer. Al final, resulta que no importan los resultados de nuestro trabajo sino que debemos de cumplir con normas y reglamentos en su mayoría estúpidos y deficientes. Todo para descubrir que el país está arrodillado ante intereses externos y el que gobierna no es realmente quien toma las decisiones… la opción a largo plazo es irse de un país en el que tu capacidad no sólo no es reconocida sino que hasta te ponen el pie.

La actriz Catherine Frot con la verdadera chef Danièle Mazet-Delpeuch del Palacio del Elíseo en
la presentación de la cinta en Montreal
Foto: François Pesant - Le Devoir
Nada mal para una película que habla de comidas y postres ¿Verdad? Cinta que nos llega desde el país galo muy oportunamente.

Sobresalen también los bellos encuadres que tienen para con los platillos presentados en la cinta y la gran ambientación del Palacio del Elíseo. Existe un detalle muy pequeño que estuvo de más en la cinta que es toda la subtrama de una reportera-documentalista que desea entrevistar a Hortense que francamente nos hubiéramos ahorrado pues nada aporta y era únicamente una excusa (no muy bien empleada) para hacer el cambio entre la vida actual y los acontecimientos vividos por la entrañable Hortense.

¡Sensacional propuesta que nos llega gracias al 17° Tour de Cine Francés! Imperdible y altamente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario