miércoles, 20 de febrero de 2013

Reseña: Los Juegos del Destino (Silver Linings Playbook)



Título: Los Juegos del Destino
Título Original: Silver Linings Playbook
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: David O Russell
Reparto: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Chris Tucker, Jacki Weaver, Julia Stiles, Brea Bee
Duración: 122 minutos

Sinopsis: “Tras pasar ocho meses en una institución mental por agredir al amante de su mujer, Pat (Bradley Cooper) vuelve a casa de sus padres (Robert De Niro y Jacki Weaver) tratando de encontrar el lado bueno de las cosas. Determinado a tener una actitud positiva, rehacer su vida y recuperar a su ex-mujer, el mundo de Pat da una vuelta cuando conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una preciosa viuda tan extraña como él con la que comparte neurosis comunes y quien le enseñará a leer las señales de la vida de manera correcta. A pesar de la mutua desconfianza, entre ellos pronto se desarrollará un vínculo muy especial que les ayudará a encontrar el amor que tanto les hace falta”.

Con todas las reseñas que tengo atrasadas, estaba pasando por alto esta de Los Juegos del Destino que para variar, tiene un nombre horrendo supongo que para engañar a los incautos que vieron Los Juegos del Hambre.

Así que no se confunda. A pesar de que a los dos les gusta jugar; Una cosa es el hambre y otra el destino jajajaja.

Tenía algunas reservas para con la cinta pero entré con la mejor disposición del mundo. En parte por que había escuchado que la historia, si bien en el género romántico, traía un concepto diferente.

Dicho diferenciador, se nota desde el inicio del filme; un tanto raro y confuso que funciona perfectamente para dar contexto a la historia de Pat (Bradley Cooper) quien después de salir del manicomio, deberá de reintegrarse al mundo con todo y su neurótico comportamiento… pero no estará solo: Tiffany (Jennifer Lawrence) una sexy viuda que me imagino está más loca que Pat, lo ayudará en su transición de insane a not insane.

En general, la cinta funciona como relojito suizo precisamente al estupendo guionista-director David O Russell que supo tomar lo fundamental de lo realizado por Matthew Quick. Hay muy buenas líneas en esta historia…

Sin embargo, mucho tiene que ver con la química de todo el reparto que nos convence totalmente. Esto hace más verosímiles las situaciones fuera de lo común que se muestran en la pantalla.

¡Dicen que estamos locos Lucas!
Mención aparte merece Robert De Niro con su actuación de lujo. Una verdadera alegría verlo en un papel decente pues ya lo creíamos acabado y en decadencia… una caricatura de él mismo. ¡Bien por ese giro Mr. De Niro!

No me sorprendería que esta cinta le de batalla a alguna de las grandes producciones nominadas al Premio Oscar© de la Academia y si no gana nada, de cualquier forma es una buena recomendación para meditar sobre la locura, pues los personajes juegan en esa ambivalencia entre la cordura y la demencia.

Es precisamente este juego con la bipolaridad y ciertas manías, que la cinta se puede balancear entre lo cómico, romántico y trágico.

Todo un acierto también, el presentarnos a Jennifer Lawrence con ropa ajustada y reveladora para que podamos apreciar con mayor detalle su muy bien torneado cuerpo jajajaja. La verdadera nota no era esa sino que a pesar de no tener expresiones faciales (o no usarlas) la chica logra transmitir ciertos matices sumamente importantes en la partes clave de la película. Además de que se avienta un par de diálogos muy fregones que lo único que hacen es elevar  el nivel de interpretación de Lawrence.

Anupam Kher, Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Jacki Weaver, Bradley Cooper,
Director David O. Russell y Chris Tucker en la premiere de "Silver Linings Playbook"
Por si eso no bastara, tenemos a una de las mejores parejas en mucho tiempo: Bradley Cooper y Jennifer Lawrence - Jennifer Lawrence y Bradley Cooper. Lucen tan bien en pantalla que en sangrons.blogspot.mx esperábamos que el final, la cinta se volviera Soft Porn jajajaja. Desafortunadamente termina de una forma común y predecible (que de todas formas, me gustó porque soy cursi jeje)



Sin embargo, la mejor película de amor en años recientes a la que Los Juegos del Destino no le llega ni a los talones es la alabada por este humilde blog: Triste San Valentín (Blue Valentine, Derek Cianfrance, 2010) Con Michelle Williams y Ryan Gosling. ¡Eso es amor verdadero y real señores! ¿Por qué? ¡Ah! Porque “Siempre lastimas a la persona que amas” ¡Carajo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario