miércoles, 5 de junio de 2013

Reseña: El Gran Gatsby (The Great Gatsby)

Título: El Gran Gatsby
Título Original: The Great Gatsby
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Baz Luhrmann
Reparto: Tobey Maguire, Carey Mulligan, Leonardo DiCaprio, Isla Fisher, Joel Edgerton, Elizabeth Debicki
Duración: 142 minutos

Sinopsis: “La historia es la de Gatsby, un joven millonario con un pasado dudoso que no tiene enlaces con la sociedad que le rodea y nadie sabe cómo consiguió su fortuna (algunos creen que lo ganó vendiendo alcohol ilegalmente, o como asesino a sueldo). De todas formas y a pesar de las grandiosas fiestas que organiza, donde tolera a numerosos intrusos, Gatsby es un hombre solitario. Todo lo que quiere realmente es revivir el pasado para reunirse con el amor de su vida, Daisy, una mujer casada con un respetable millonario, con quien tiene una hija”.

Aprendí a la mala que cualquier adaptación cinematográfica ya sea de una novela, obra de teatro, cómic, etc. Es precisamente eso: Una adaptación.

Y vamos más allá: Todas estas adaptaciones ¡NI SIQUIERA ESTÁN DIRIGIDAS AL PÚBLICO QUE CONOCE LAS OBRAS ORIGINALES!

Así como lo leen; Partiendo de que todo lo mencionado anteriormente es arte, corresponden a expresiones artísticas diferentes. Así, viendo el éxito que ha logrado alguna creación en SU medio, tratan de llevar esa idea al cine, esperando que las personas ajenas de donde tomaron la obra original también se interesen.

Cualquier película que tome inspiración de alguna expresión artística original, está dirigida a los que van al cine, no a los que leyeron el libro, vieron la obra o compraron el cómic…

Por ejemplo: Nunca he visto una obra musical de Broadway, pero (al ser cinéfilo) sí me ha tocado ver cintas que se basan en dichos exitosos musicales de Broadway que desconocería si no las hubieran adaptado al cine. El dinero que le dieron al creador por llevar su obra al cine, le permite seguir escribiendo obras de teatro para los entusiastas de las tablas.

También soy lector de cómics y luego del llamado ‘boom del cómic’ a mediados de los 90’s la industria entró en declive. Sin embargo, desde el inicio del nuevo milenio las adaptaciones de este arte gráfico al cine, se han consolidado. Y lo que le pagan a estas empresas por los derechos de autor, sirven para seguir haciendo cómics, y personas que desconocían a Spider-Man (u otros héroes) ahora lo(s) conocen y benefician a los fans que ya encuentran fácilmente artículos relacionados a sus admirados personajes de papel.

Llegando ya a el tema literario como en El Gran Gatsby; La nueva adaptación del director Baz Luhrmann no está dirigida ni a los antiguos cinéfilos que vieron en su tiempo la de 1974 y mucho menos a los lectores de la novela de F. Scott Fitzgelard. Es una versión del 2013 para el público del 2013: Los que están conectados al Internet, los que no ven los noticieros amañados de la televisión, los que están acostumbrados a obtener todo al instante, los que no tienen noción alguna que existió un tiempo en el que no obstante tuvieras dinero, no lo podías conseguir todo (como sucede en estos tiempos que prácticamente todo está disponible por un precio).

Siendo sincero, la cinta me molestó un poco porque ya tenía como base el libro y la cinta. Es por eso que voy a hablar de El Gran Gatsby 2013 como el producto que llega a los cines 4 semanas y después la quitan de cartelera para a las dos semanas salga en Blu-ray Special Edition, luego la pasen en HBO y a lo que sigue…

¿Era necesaria una nueva versión y en 3D?
Vamos a la idea principal: ¿Realmente era necesaria esta versión de El Gran Gatsby? ¿El público lo pedía gritos? ¿Los realizadores desde pequeños tenían el sueño de llevar a Gatsby a la pantalla? ¿O sólo fue otra cinta que se ajustó a la agenda y presupuestos de la Warner Bros.? ¿Qué nos deja El Gran Gatsby después de verla, aporta algo?

Esas son las preguntas que se deben contestar, no si se parece o no, si cambiaron una frase o toda un escena del libro…

Y resulta que (dándole respuesta a algunos de los cuestionamientos) la cinta carece de alma, se siente vana…

Está sobrecargada de elementos que si no existieran, en nada alterarían el relato. Estos excesos que cansan o dificultan la visualización de la cinta, hacen creer que están ahí para tapar alguna carencia.

El Gran Gatsby indigesta y la música te aturde. Me sentí muy incómodo, hasta me provocó ansiedad y una sensación de angustia tremenda.

Lo más cercano que puedo describir mi experiencia, es como si fuera Alex de La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange, Stanley Kubrick, 1971) cuando lo ‘rehabilitan’. Afortunadamente no me encontraba amarrado a la butaca y obligado a terminar de ver El Gran Gatsby por lo que estaba pensado en salirme del cine.

Hasta eso, creo que soy muy considerado y educado con las demás personas cuando asisto al cine, por lo que estaba esperando el momento oportuno para levantarme y salir (estaba en medio de la fila) en eso estaba, cuando extrañamente la cinta cambió radicalmente de estilo. Quitaron todas esas exageradas y molestas tomas, la música se apartó de querer ser el principal de la cinta… nada más me cambié tres lugares y me quedé sentado en lo que parecía ser otra película totalmente distinta.

-¡Así es como tendrían que haber hecho tooooda la cinta!- me dije… por lo que la primera hora es un total desperdicio, y la hora restante (que sí está bien) no es suficiente para hacer de Gatsby la gran película que muchos se quedaron esperando.

Si bien, no le tenía mucha fe a la película. Sí tiene elementos rescatables como la soberbia producción que no reparó en gastos para recrear los alocados 20’s.

Muchos están aplaudiendo el aspecto musical de la película pero me pareció una abominación esa mezcla entre el sonidito de Jay-Z, Beyoncé, Fergie y Will.i.am con la era del jazz pero cada quien sus gustos. Creo que los metieron más porque se les dio su pinche gana que por una cuestión artística pues los temas no resultan para nada memorables (más allá de si tienen 100 años de diferencia con la ambientación de la cinta) únicamente un par de artistas de la lista de grandes nombres que desfilaron en el Soundtrack se salva.

Con algunas escenas fieles a la novela, partes inventadas y el final original eliminado llega
luego de seis meses de retraso El Gran Gatsby
De las actuaciones mencionaré que desde hace tiempo, Leonardo DiCaprio es el mejor actor de su generación, se ganó mis respetos hace una década desde sus colaboraciones con Scorsese, en particular con El Aviador (The Aviator, 2004). En esta ocasión no es la excepción. Es más, él es quien salva a El Gran Gatsby del precipicio al que se estaba yendo la cinta. Las demás participaciones de los actores son exageradas y desentonan.

Nada más porque nos dicen que Tobey Maguire es Nick Carraway pero juraría que es Peter Parker tratando de ocultarse un tiempo del Dr. Octopus jajajaja.

La tercera dimensión en El Gran Gatsby es de verdad porque esta película SÍ fue filmada con cámaras 3D. Así que no lo piensen dos veces si desean verla en este formato.

Con eso de que tuvo un buen de retrasos (seis meses) y de la temporada de fiestas decembrinas 2012 la pasaron a los estrenos veraniegos 2013, se perdió la oportunidad del lanzamiento en IMAX.

Con esto termina mi opinión de la cinta…

Sé que prometí no hablar del libro o de la película previa… pero las promesas ¡Fueron hechas para romperse! Buajajaja.

Me preparé con la cinta del '74 y el libro cuya mejor edición en español es
la que trae la Editorial Sexto Piso Ilustrado por Jonny Ruzzo y
bellamente encuadernando en pasta dura.
Miren, sí le agradezco a Baz Luhrmann que recuperara fragmentos de la novela original (incluso hasta escenas completas) que NO estuvieron en la otra cinta. En eso sí es superior Gatsby 2013 a Gatsby ’74. Como la verdadera forma en la que Nick Carraway y Jay Gatsby se conocen… la escena de Nick y Jordan en la biblioteca de Gatsby que también se eliminó en la del ’74. En parte porque la versión setentera era más sobria, aquí con recursos casi ilimitados todo era posible. Lejos de si Luhrmann agrega cosas y modifica otras más, se siente algo fiel a la idea de la novela.

Lo malo es que las partes clave de la historia que deberían respetarse tal cual, no lo hacen, lo cambian todo y se pierden detalles fundamentales y dejan de ser… precisamente ¡Partes clave!

Esos pequeños cambios, tergiversan completamente la idea con la que uno se queda de Jay Gatsby. Los invito a que lean la novela original. No para hacer comparaciones de un trabajo con otro, sino para que descubran la verdadera esencia de Gatsby que el autor nos trata de transmitir, cosa que no pudo hacer el director Baz Luhrmann. No supo hacer el cierre correcto… todo el final ahora sí que auténtico, en esta versión es mutilada. Existe una especia de redención de Gatsby que se pasaron por el arco del triunfo dejando al público con la idea de que vio a un mafioso millonario con un romance frustrado… además súmenle también la desaparición del affaire entre Nick y Jordan. Por eso la cinta se queda en el limbo pues resulta carente de alma y se siente vacía.

El talento presentando la cinta en el festival de Cannes
La mitad de la cinta se me hizo horrenda y la otra mitad me gustó… Si nunca habían oído hablar de Gatsby (me daría mucha pena) puede que le den una oportunidad a esta cinta y luego regresen a lo original: La novela.

Si como su servidor, fueron expuestos a la novela y/o a la cinta previa, aguanten hasta la segunda parte de la película donde ya es disfrutable, pero olvídense de que la cinta despegue porque nunca lo hace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario