jueves, 13 de junio de 2013

Las Mentiras de El Hombre de Acero

Cuando hasta Superman dice mentiras, es que ya todo está jodido...

El papel que están jugando las exhibidoras, distribuidoras y los estudios con respecto a la proyección de películas en 3D es muy lamentable. No anunciar en un poster, taquilla o lobby que lo que uno va a ver es un 3D falso y por 3D falso me refiero a que durante la filmación de la película no se utilizaron cámaras 3D sino que fue convertida en post-produción mediante la utilización de programas informáticos para dar la ilusión de ser tridimensional, es considerada por su servidor como una estafa, un fraude, y es un delito.

No es de sorprenderse que los estudios de cine y/o exhibidoras estén presionando por precios elevados de boletos para funciones en tercera dimensión para llenar su infinita ambición de dinero. Es entendible, pues son un negocio y como negocio deben ser redituables a sus dueños, quienes a su vez dan empleo a miles de personas. Lo cuestionable es si para obtener ganancias deban de ocultar la verdad a los cinéfilos y demás público entusiasta del cine.

En un acto de honestidad, las exhibidoras, distribuidoras o los estudios deberían de añadir una leyenda a las producciones “convertidas” indicando, precisamente que no fueron filmadas nativamente con la tecnología 3D por lo que al ver una conversión no se podría tener la misma experiencia y calidad visual.

Este recurso ya está siendo utilizado para el HD (High Definition) en el que te avisan si tu  equipo electrónico (celular, tablet, computadora, televisión, cámara, etc.) o contenido multimedia (videos, películas, videouegos) son realmente HD o no lo son... nosotros también podríamos tener la certeza con las siguientes leyendas: Filmada Originalmente en 3D o Cinta convertida a 3D.

Yo sé que nadie (en teoría) me obliga a asistir al cine y mucho menos que compre un boleto en 3D pues independientemente del precio de los boletos (que no es el tema pues he llegado a pagar $67 por una función “normal” o $50 por una en 3D) lo que se está pidiendo es que digan si tal o cual película es realmente 3D o una conversión. Si el boleto vale $159 o $50 pues muy mi(su) dinero y mi(su) decisión de pagar.

Es de pensar que si se avisa del engaño, el público no comprará el boleto 3D y preferirá la función regular, pero eso ya es decisión del público, del padre de familia que llevará (ese sí) heroicamente a su hijo y a la familia completa a una función que le costará días completos de su salario.

El Homre de Acero NO utilizó ninguna, ni una sola cámara 3D para el rodaje de la película y fue convertida por computadora. Debería ser decisión del público si la va a ver en 3D o no pero con EL CONOCIEMIENTO PLENO… no con engaños (u omisión ¿deliberada?) que es lo que están haciendo, todo esto ante la opacidad de la Profeco.

Y uno que creía en el hombre que luchaba por LA VERDAD, LA JUSTICIA (y el estilo Americano)...

P.D.

CODIGO PENAL FEDERAL

LIBRO SEGUNDO

TITULO VIGESIMO SEGUNDO DELITOS EN CONTRA DE LAS PERSONAS EN SU PATRIMONIO

CAPITULO III FRAUDE

ARTICULO 386

COMETE EL DELITO DE FRAUDE EL QUE ENGAÑANDO A UNO O APROVECHANDOSE DEL ERROR EN QUE ESTE SE HALLA SE HACE ILÍCITAMENTE DE ALGUNA COSA O ALCANZA UN LUCRO INDEBIDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario