martes, 28 de mayo de 2013

Reseña: Una Mirada Dentro de la Mente de Charles Swan III (A Glimpse Into the Mind of Charles Swan III)

Título: Una Mirada Dentro de la Mente de Charles Swan III
Título Original: A Glimpse Into the Mind of Charles Swan III
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Roman Coppola
Reparto: Charlie Sheen, Jason Schwartzman, Bill Murray, Katheryn Winnick, Patricia Arquette, Dermot Mulroney, Mary Elizabeth Winstead
Duración: 86 minutos

Sinopsis: “Charles Swan III lo tiene todo. Él es un exitoso diseñador gráfico cuya fama, el dinero y encanto increíble lo han hecho irresistible para las mujeres. A los 45 años él piensa que ha encontrado a su pareja perfecta: Ivana, de una belleza sorprendente y desconcertante. Cuando de repente termina su relación amorosa, la vida de Charlie se cae a pedazos y él se adentra en una espiral de duda, confusión y reflexión. Será a través de las fantasías delirantes que implican sus romances fallidos, que Charlie comenzará el duro camino de la auto-evaluación para llegar a un acuerdo de llevar una vida sin Ivana”.

Me dieron muchas ganas de ver esta película porque imaginaba alguna locura mal viajada… y efectivamente, es un desmadre de película jajaja.

No sé muy bien como iniciar la reseña de Una Mirada Dentro de la Mente de Charles Swan III porque es una historia irreverente llena de situaciones excéntricas y elucubraciones sin sentido (pero extrañamente coherentes).

La cinta no está dirigida al público en general así que con todo y ser una pieza ácida de farsa cómica, llegó a los circuitos de cine conocidos como “de arte”.

Así que sin saberlo, estaba viendo una película “de arte” jajaja ¡Qué palabrita!

Todo inicia con un exitoso pero frustrado Charles Swan III (Charlie Sheen) quien luego de terminar una relación amorosa con Ivana (Katheryn Winnick) se bloquea mentalmente en su trabajo de diseñador gráfico de un álbum musical. Estos bloqueos derivan a su vez, en periodos fantasiosos en donde Charles pasa sus días soñando despierto.

Elementos técnicos de primera pero no hay guión...
En general, la cinta es un collage de ideas que uno siente que funcionan bien hasta que al pasar los minutos, se descubre que no hay nada sólido detrás de estas ideas y se queda en eso: escenas curiosas y graciosas. No hay trascendencia…

Me gustaron ciertas escenas burlonas, alocadas y sin sentido pero no tienen ni el nivel o el impacto de trabajos ya vistos de otros realizadores.

Da la impresión de ser un happening cinematográfico. Más evidente en la toma final de la película que parece ser el remate del chiste: La cámara captura a todos los personajes en la cinta durante un atardecer en la playa… la toma se va abriendo hasta dejar ver a microfonistas, tramoyeros, jala-cables, técnicos y desde un espejo, vemos reflejados al director con su ayudante. Fin del chiste…

Quiero creer que al momento de gritar “corte” sacaron las chelas y todo el crew se puso a tomar jajajaja.

La familia Coppola haciendo acto de presencia durante la proyección de Charles Swan III
Alguien mencionó en un foro de Internet que lo único que hizo posible esta película fue el apellido Coppola… parece ser, porque la familia se reunió en la presentación de la misma.

Si alguien se anima a ver la película mientras fuma mariguana nos agradaría leer su opinión jajajaja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario