sábado, 5 de enero de 2013

Reseña: Argo


Título: Argo
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: Ben Affleck
Reparto: Ben Affleck, Bryan Cranston, John Goodman, Alan Arkin, Tate Donovan, Clea DuVall, Christopher Denham, Scoot McNairy, Rory Cochrane, Kerry Bishé
Duración: 120 minutos

Sinopsis: “ARGO es un thriller dramático basado en hechos reales, que cuenta la historia de una operación de vida o muerte, que se desarrolló durante la crisis de rehenes en Irán, para rescatar a seis americanos. Una verdad ha sido desconocida por el público durante décadas. El 4 de noviembre de 1979, mientras la revolución iraní alcanzaba su punto de ebullición, los militantes entran a la embajada de Estados Unidos en Teherán, tomando como rehenes a 52 estadounidenses. Pero, en medio del caos, seis estadounidenses logran escapar y encontrar refugio en la casa del embajador de Canadá. Sabiendo que es sólo cuestión de tiempo antes de que los seis se encuentren fuera y probablemente muertos, a un especialista de la CIA llamado Tony Méndez (Affleck) se le ocurre un plan arriesgado para sacarlos del país. Un plan tan increíble, que sólo podría ocurrir en las películas”.

Me costó mucho trabajo hacer esta reseña. Si bien, tendría que hablar de Argo como un producto cinematográfico, no puedo dejar de lado la parte gringo-doctrinaria que hay en la película. Así que la primera parte de la reseña es para alabar la cinta y la segunda parte es para hacerle reproches jejeje.

Ben Affleck ha ido convirtiéndose en un director interesante. Desde la excelente Atracción Peligrosa (The Town, 2010) se ganó el respeto de varios detractores. Ahora que regresó con Argo, ha cosechado muy buenas críticas y lo que es más importante; atrajo la atención del público y hasta se le está mencionando como fuerte candidata a llevarse algún premio Oscar®

Acá entre nos, Argo sí está bien fregona. Nos seduce desde el inicio con ese logo retro que la Warner usaba en los 70’s.

La ambientación es tan sobresaliente que por momentos uno siente que está viendo una película perdida de los setentas y que ha sido descubierta en 2012. No sé porqué pero sentí a Argo muy cercana a Serpico (Sidney Lumet, 1973) con Al Pacino por esa onda setentera (o por la barba de Ben Affleck jaja)

También es de aplaudir las recreaciones hasta el último detalle de los disturbios iraníes y las manifestaciones pues van intercalando el archivo original de la época con el material nuevo y se ve estupendo.

La historia es más que nada un thriller dramático pero el señor Affleck tuvo el tino de aprovechar algunas oportunidades para salpicar el filme con algo de humor y sátira. Ese perfecto manejo del ritmo (o como dicen los mamones presumidos: El timing) hace que la cinta se disfrute mucho, pues nos tienen en tensión constante, además de que no se andan con rodeos, van al grano y la cinta fluye.

Así, tenemos que luego de los movimientos políticos en el gobierno de Irán, el  shah Mohammad Reza Pahlavi huye al ser derrocado por la revolución y Estados Unidos le da asilo. El pueblo iraní, molesto por esta acción, exige a los norteamericanos deporten al shah para ser juzgado por las leyes del país. Estados Unidos hace caso omiso. Esto hace enfurecer aún más al pueblo iraní que no tardó mucho para que un grupo de hombres tomara la embajada norteamericana y apresara a todos los gringos que estaban ahí.

Sin embargo, un pequeño grupo de diplomáticos (seis) lograron huir poco antes y se resguardan en la casa del embajador Canadiense. La situación es tal, que su vida correrá más peligro que la de los rehenes por lo que es prioridad poner a salvo a estos seis personajes. Es aquí donde entra Tony Méndez (Affleck), agente de la CIA quien idea un plan tan descabellado que podría funcionar: ¡Hacerlos pasar por un equipo cinematográfico canadiense de una película de ciencia ficción!

Para hacerlo lo más creíble posible, la CIA tendrá que hacer realmente una película…una falsa.

Combina perfectamente el suspenso y el humor
Así, van combinando deliciosamente la tensión creada en la historia con pequeños pincelazos de humor de parte de John Goodman y Alan Arkin. Pues para justificar el ingreso al país, la dichosa película resulta una aventura espacial con paisajes lunares, desiertos, etc. locaciones con lo que cuenta Irán ¡Es la mejor de todas las malas ideas! ¿Quieren más momentos de esos que nos ponen al filo de la butaca? Bueno… Tony Méndez cuenta únicamente con 72 horas para sacarlos de ahí ¡Ay wuey! ¿Lo lograrán? ¿Serán descubiertos?

Pues esa es la trama principal de Argo, cinta que nos deja sin aliento de lo emocionante que es.

Como película, quedé satisfecho pues valió cada peso pagado por el boleto de cine. Es una peli redonda que tiene todos los elementos que gustan de una cinta como el drama, acción, tensión, suspenso, humor…

Ahora, como mencioné al principio, Argo es una excelente cinta… de Hollywood (cara de decepción) es cierto que dicen que la historia está basada en hechos reales por lo que no es su obligación contarnos la verdad, para conocer lo que VERDADERAMENTE sucedió tendremos que revisar la historia para sacar a la luz pública LAS MENTIRAS DE ARGO

Omisión -  Mentira # 1: La participación de Canadá y John Sheardown

El aspecto más controversial de la película sobre los hechos tiene que ver con el papel de Canadá en la huida. La película minimiza el alcance real de la participación canadiense, que muy fue considerable. Los estadounidenses fueron alojados por dos canadienses: el embajador Taylor Ken, y un empleado de la embajada canadiense, John Sheardown. En la película Sheardown ni siquiera aparece (¡!) Fue Taylor quien cablegrafió a Washington para impulsar el plan de huída. Una vez que se trazó, diplomáticos canadienses se preocuparon de obtener copias de los visados ​​de entrada y salida, compraron los billetes de avión e incluso les enseñaron a hablar con acento canadiense. Pero casi ninguno aparece en Argo. Taylor en la vida real, tiene un protagonismo importante en la historia y se presenta como un hombre simpático y valiente que tomó grandes riesgos personales para salvar a los estadounidenses. Pero su papel real fue aún mayor. Él estuvo espiando para los gringos durante la crisis a petición de Jimmy Carter. Es más, tras la premiere de la cinta en Toronto, el propio Taylor se mostró molesto por la imagen de que los canadienses se mantuvieron inmóviles esperando la acción de la CIA. Entonces Ben Affleck metió en los créditos una mención alabando la "misión Argo" como un modelo de cooperación internacional para medio taparle el ojo al macho.

John Goodman, Ben Affleck, y Bryan Cranston. Premiere de Argo en BFI London Film
 De las mejores propuestas últimamente
Foto: Gareth Cattermo

Mentira #2: La huída

Pero lo que más ha molestado a muchos es el dinámico viaje hacia el aeropuerto que sirve como clímax de la película. Ben Affleck introduce elementos inventados para darle mayor emoción a la película (¡Y funciona! El final es emocionante, ya lo dijimos) En la película, el gobierno estadounidense retita su aprobación al plan en el último minuto, lo que significa que puede que no haya pases de avión para cuando los norteamericanos lleguen al aeropuerto. En realidad, los boletos de avión fueron adquiridos con anterioridad por los canadienses. En el film, los guardias de seguridad detienen a los estadounidenses, lo que lleva a una escena tensa y terrible (Nuevamente, muy bien lograda lo que sea de cada quien) en la que uno de ellos tiene que hablar en farsi con uno de los guardias para poder salir del país. En realidad, sin embargo, la estancia en el aeropuerto fue "suave como la seda", como el propio Méndez ha escrito. Tampoco hubo una persecución del avión cuando comenzó su despegue. Nada de eso sucedió.

“Una película más de la mitomanía compulsiva serial estadounidense que transforma en éxitos virtuales las derrotas que sufren en la realidad.

Después de la victoria del Vietcong en Vietnam sobre las tropas invasoras estadounidenses, la victoria de la Revolución Islámica iraní les sigue doliendo después de mas de 30 años de acaecida y en la actualidad los aniquila el tener que ceder su patio trasero latinoamericano ante el avance de la alianza entre Irán y Venezuela. Debe ser bueno para sus perturbadas y desequilibradas psiquis construir fantasías virtuales donde aun siguen ganando como a mediados del siglo XX. La realidad es muy otra: Palestina sigue resistiendo, se tuvieron que ir de Irak, en Afganistán están preparando la mudanza y en Latinoamérica han perdido el control de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. ¡¡¡Cómo entonces no van a fabricar ilusiones triunfalistas!!! Si hasta los denostados latinos los están echando de Sudamérica”

Así que Argo es una excelente película muy oscarizable pues nos quieren meter a un auténtico héroe americano de la CIA encarnado por Tony Méndez quien muy chingonamente todo lo hizo él solito cuando la realidad nos dice que hombres valientes como el borrado, ignorado y eliminado de la película: John Sheardown también debieron tener una mención.

Desgraciadamente, los pinches gringos ni queriendo, podrán reparar la grave omisión de John Sheardown pues desafortunadamente falleció el pasado diciembre 30 del  2012 en Ottawa.

Si gustan, les paso información de libros que sí tratan de ser fieles a la historia: Argo del propio Antonio Mendez o la de Our Man in Tehran (2010) de Robert Wright.

Ya para finalizar (y porque en una época fui un nerd de los comics) les digo que originalmente Méndez y el artista de maquillaje ganador del Oscar John Chambers (interpretado por John Goodman) pensó en un guión que se llamaba "Señor de la Luz", basada en la exitosa novela de ciencia ficción de Roger Zelazny. Además, lo que se vendió originalmente fue la idea de crear un parque temático de la novela de ciencia ficción a raíz de la película. Con el fin de hacer realidad proyecto, el autor del guión, Barry Ira Geller, no sólo consiguió el apoyo de Chambers, sino también el de Buckminster Fuller, Ray Bradbury, Soleri Paolo, y Jack Kirby quien fue el que hizo los dibujos de producción. Les dejo una imagen del boceto original de Jack “The King” Kirby que para los que no conozcan, fue el creador visual de Los 4 Fantásticos, Thor, Los Vengadores, X-Men, Hulk y Capitán América.

¿Es recomendable ver Argo? ¡Claro que sí! es muy divertida, nada más no deje que le laven el cerebro, está basada en hechos reales por lo que cualquier exageración y manipulación de la historia es justificable. No es un documental, es otra emocionante película de Hollywood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario