lunes, 24 de diciembre de 2012

Reseña: Más Profundo Que El Infierno (Urban Explorer)


Título: Más Profundo Que El Infierno
Título Original: Urban Explorer
País: Alemania
Año: 2011
Director: Andy Fetscher
Reparto: Nathalie Kelley, Nick Eversman, Klaus Stiglmeier, Max Riemelt, Brenda Koo, Catherine de Léan
Duración: 94 minutos

Sinopsis: “Cuando vayas a un lugar desconocido, no olvides avisarle a alguien o de lo contrario, nadie podría encontrarte… Un grupo de estudiantes extranjeros deciden adentrarse a las catacumbas de Berlín, un lugar prohibido en donde abundan leyendas macabras de la segunda guerra mundial. Lo que inicia como una excitante travesura terminará en un aterradora batalla por la sobrevivencia cuando descubran los vestigios de una bóveda Nazi en donde un ser maligno se oculta, dispuesto a todo con tal de exterminar a los intrusos”.

Para estar ad hoc con la época navideña qué mejor que hablar de Más Profundo que El Infierno jajaja esta cinta es una de muchas de las que se quedan en el tintero y que por falta de tiempo no habíamos publicado.

Esta película forma parte de la nueva ola de cine de terror europeo que tanto éxito han cosechado en donde las exhiben.

Como se sabe, el cine de terror también sirve ahora sí que para exorcizar los demonios de la sociedad. En la época de la austeridad (Thatcher) las cintas Halloween o Viernes 13 eran represoras de la sexualidad y los vicios. La parejita que tenía sexo en una tienda de campaña, sala o cabaña eran asesinados, igualmente el que se emborrachaba y era masacrado cuando iba al baño o salía a ver qué era eso extraño en el patio. Como siempre, la chica pura y virginal era la única que se salvaba de todos. Ese era el mensaje de la época.

Ahora, el concepto que traen cruzando el charco es que si un estadounidense va a Europa… ¡Muere! Interesante mensaje ¿No lo creen?

Le están diciendo a la economía gringa: -¡Aguas! puedes venir pero no te entrometas en lo que no te importa. De lo contrario, tendrás un final tétrico-

Resulta harto interesante  el concepto de extranjeros que confiados en el poder del dólar, se aventuran a romper las reglas, a ir más allá de lo permitido… pagarán su arrogancia ¡Con sangre! Buajajaja.

Pues Más Profundo que El Infierno se une, como decía, a este género asesina-forasteros.

El título original es Urban Explorer que probablemente cambiaron porque suena a nombre de camioneta de esas que manejan cuarentonas menopáusicas de Ciudad Satélite o las lomas de Chapultepec. Pero también eso de incluir la palabra infierno en el título es para verle la cara de idiotas al público.

Esto únicamente demuestra la infinita ambición y codicia de las distribuidoras y las exhibidoras pues se le cambió el nombre a algo infernal puesto que como piensan que el público es una bola de retrasados en cuya idiotez mental si no ven las palabras: Infernal, Diabólica, Sangriento, del Diablo, del Infierno, o Satánica piensan que es una película cómica, e igualmente, si no ven las palabras: Loca, Locura, Locos, etc. Piensan que es una cinta de terror…

Yo por eso mejor no voy a Europa... jaja
 
Así pues, como el público mexicano y de Centroamérica también (porque supongo que es el título para toda la región Latinoaméricana) son considerados imbéciles (desde la óptica de estos señores) y se le cambió el nombre original por uno más comercial para ganarse unos billetes extra.

El problema radica en que a las personas que les pudiera interesar ver (rentar o comprar, porque ya tiene tiempo que se estrenó)  Más Profundo que El Infierno la evitarán porque el nombre hace creer que es un churro, una tomada de pelo y viceversa, los que se interesen en la cinta por el título, se sentirán engañados porque no va por donde uno se imagina al leer que algo es Más Profundo que El Infierno.

Por ejemplo, yo hubiera llevado a mi mamá a ver la película pero por el título me abstuve. Ya cuando terminé de verla me di cuenta que éste es el género de terror que le gusta ver a mi mamá, en las que la víctima trata de huir y ponerse a salvo -del loco con el arma- como les dice ella jaja.

Pero ¿Y qué onda con la peli?

Nos presentan a Denis (Nick Eversman), su novia Lucía (Nathalie Kelley); y dos chicas que acaban de conocer: Juna (Brenda Koo) y Marie (Catherine de Léan) las cuales desean hacer una excursión fuera de lo común.

Pero no van solos, Kris (Max Riemelt) un guía alemán, lleva al grupo de jóvenes a adentrarse en las profundidades de Berlín. ¿La recompensa? encontrar un búnker nazi subterráneo intacto de la segunda guerra mundial… pero lo que no sabe nadie es que el camino de túneles y pasajes del búnker encierra grandes misterios.

Desafortunadamente, Kris sufre una caída y queda inconsciente. El grupo se encuentra sin la ayuda del guía y deciden separarse. Las chicas van en busca de ayuda, mientras que Denis y Lucía permanecen con Kris. Es entonces cuando estos últimos tres se topan con Armin (Klaus Stiglmeier), un ex guardia nazi de la desaparecida frontera alemana que los auxilia, sin embargo…¿Están a salvo o no? Buajajaja (risa macabra).

Oliver Thau con una de las co-protagonistas Catherine de Léan y
el director Andy Fetscher hablando de Urban Explorer
(Foto: Jason Seaver)
 
Más Profundo que El Infierno tiene sus momentos de suspenso y esas escenas sangrientas que todos aman. Si bien cae un poco en los mismos trucos de las cintas de terror, la ambientación es perfecta y logra crear momentos de tensión.

Lo malo es el desenlace final pues no les quedó nada bien ya que rompe con todo lo que se había construido en hora y veinte de historia.

Lo más destacado es el ex guardia nazi que si da miedito (o por lo menos no me gustaría encontrármelo de noche por la calle)

Para variarle un poco a las temáticas de siempre de las pelis de terror, Más Profundo que El Infierno (Urban Explorer) sale bien librada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario