domingo, 9 de septiembre de 2012

Reseña: Posesión Satánica (The Possession)


Título: Posesión Satánica
Título Original: The Possession
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: Ole Bornedal
Reparto: Jeffery Dean Morgan, Natasha Calis, Kyra Sedgwick, Madison Davenport, Matisyahu
Duración: 92 minutos

Sinopsis: “Una joven adquiere una caja antigua, sin saber que dentro de ella vive un antiguo espíritu maldito. Sus padres buscarán la manera de poner fin a la horrible maldición que ha caído sobre su pequeña hija”.

No puedo asegurarles que salí diciendo: “-¡Qué buena película!-” ni tampoco: “-¡Qué mala película!-” lo que sucede es que esta cinta es diferente y a su vez, igual a las demás. El punto a favor que le otorgo a Posesión Satánica es que regresa un poco al terror original de los 70’s pues en ciertas escenas, está emparentada con La Profecía (The Omen, 1976), lógicamente con El Exorcista (The Exorcist, 1973) y hasta un poquito con Carrie (Carrie, 1976)

En esta ocasión invité a un primo mío a que fuéramos a verla porque sí se antojaba como una muy buena opción.

El pequeño problema es que la historia tarda muchísimo en llegar a “lo bueno” (¡Hasta me dio tiempo de ir a que rellenaran mis palomitas y aún no ocurría nada!) y lo de bueno lo pongo entre comillas porque te van diciendo “-Aguas que ahí viene el demonio… aguas que se va a poner espeluznante…-” Pero esa promesa nunca se cumple o si llega, lo hace manera diluida.

Algo rescatable que tiene Posesión Satánica es la presentación de la trama: Conocemos a Clyde (Jeffrey Dean Morgan) y Stephanie Brenek (Kyra Sedgwick), pareja recién divorciada que ha acordado permanecer lo más cercanos posibles por sus dos hijas. Emily (Natasha Calis) Hannah (Davenport Madison). Durante una visita a su papá en un fin de semana, Clyde y sus hijas terminan en una venta de garaje donde la más pequeña se apodera de una misteriosa caja con pasajes hebreos en el exterior. Lo que parece ser una reliquia sin importancia, resulta ser un antiguo contenedor judío de espítirus que nunca debió ser abierta. Todo esto con el trasfondo de la historia de la familia que pasa por una crisis.

Pero todo eso que se venía contando, se va al caño en cuanto comienza el rollo de la posesión…

Exorcismo a la judáica...

Mi primo dice que sí le latió la película, de hecho la parte que más le gustó es en donde Emily (la poseída) se pone toda loca y comete hechos sangrientos al más puro estilo de Carrie mientras nos clava su mirada bien “Ivol” acá tipo Damien de La Profecía. Es escena sí está muy buena (muchas páginas en Internet ponen esa foto, pero yo no para que no se vayan a traumar jajaja)

¿La película es buena? No ¿Entonces es mala? Tampoco… Es para pasar el rato y ya.

Por cierto, Clyde es decir Jeffrey Dean Morgan tiene un parecido asombroso con Javier Bardem.

Natasha Calis, Dean Morgan, Kyra Sedgwick en la premiere de Posesión Stánica

Y para terminar, además de tomar un poco de la religión judía, el hecho real en el que se basa la película es el siguiente:

En 2004, un periodista de Los Angeles Times dio a conocer un artículo que trataba sobre un hombre que subastaba un objeto particularmente perturbador en Ebay. El vendedor afirmaba que se trataba de una auténtica caja Dibbuk (que en hebreo significa “demonio”), un ente maligno que había aterrorizado a cada uno de sus propietarios, incluido él mismo, y por lo tanto, la ofrecía en subasta desesperado por deshacerse de ella.

¡Ay wueeey!

No hay comentarios:

Publicar un comentario