viernes, 14 de septiembre de 2012

Reseña: El Fantástico Mundo de Juan Orol



Título: El Fantástico Mundo de Juan Orol
País: México
Año: 2011
Director: Sebastián del Amo
Reparto: Roberto Sosa, Gabriela de la Garza, Ximena González Rubio, Fernanda Romero, Roger Cudney, Jesús Ochoa, Jorge Zamora “Zamorita”, Yolanda Montes “Tongolele”, Rodrigo Murray, Plutarco Haza, Juan Manuel Bernal, Karin Burnett, Marisa Saavedra, Octavio Ocaña, Roberto Wolmuth, Rodrigo Cachero, Julio Bracho, Alberto Estrella, Esteban Soberanes
Duración: 109 minutos

Sinopsis: “El Fantástico Mundo de Juan Orol es la biografía de uno de los íconos de la historia del cine mexicano, es la historia de un hombre, de origen gallego, que después de varias peripecias llegó a México para volverse, de manera involuntaria, en el creador de varios géneros cinematográficos: rumberas, gangsters y hippies, obteniendo un enorme éxito en taquilla pero con unas críticas terribles. Se le conoce como el gran "surrealista involuntario". Mezclando color con blanco y negro, escenarios y vestuarios ricos en detalles y vistosidad, y a un elenco de estrellas modernas rindiendo homenaje a las estrellas de la época de oro, esta comedia ha sorprendido a la crítica y el público al presentar con humor, identidad y creatividad la vida, el romance y el espíritu de un personaje tan carismático como controvertido”.

¡De grande quiero ser como Juan Orol!

Hubo un tiempo donde la belleza se lograba con plumas y lentejuelas…
Hubo un tiempo donde bailar era por más que un sueño…
Hubo un tiempo donde los malos eran de traje y corbata…

Personaje más honesto que Juan Orol no existe en la historia del cine, él únicamente quería filmar porque ¡Amaba a las actrices! Por eso, de grande quiero ser como Juan Orol.

Pues resulta que ahora tooodo mundo es experto en la obra de Orol y también ya tooodos vieron la película de El Fantástico Mundo de Juan Orol porque tooodos ya habían ido al Guanajuato Internashonal Film Festibal (pinche nombre mamón) Y como era de esperarse ya hay decenas y decenas de críticas en la red.

Hecho que motivó a sangrons.blogspot.mx cambiar la publicación de la reseña al día de hoy pues si nos esperábamos al lunes ¡Quién carajo nos iba a leer! Jajaja

Así que lo primerito es resumir mis alabanzas para con la obra del director Sebastián del Amo y su Fantástico mundo: ¡Una proeza! ¡Verdadera hazaña cinematográfica! Música increíble y entrañable, mujeres extremadamente bellas (una más hermosa que la anterior), la historia es harto divertida... está garantizada por sangrons.blogspot.mx si desea verla en estas fechas patrias tenga por seguro que no será defraudado.

No escribiré lo mismo que leí en otras páginas de Internet, de hecho, recrimino a los críticos intelectualoides y demás tecleadores de páginas cinéfilas por ignorar uno de los grandes temas que Sebastián del Amo aborda en El Fantástico Mundo: El manejo gansteril, corrupción (así como del personaje de Roger Cudney) y amiguismo en el cine mexicano. Gánsters que desafortunadamente no inventó el Sr. Surrealismo.

El Fantástico Mundo de Juan Orol fue realizado gracias al 226 pero no se está hablando como debería de ser del curioso caso del IMCINE en el que nos debatimos entre dos teorías: ¿El IMCINE es una estructura sistemática de corrupción? ¿O simplemente los de IMCINE son unos ineptos? Tal cual las investigaciones de Javier Ortiz Tirado Kelly en el blog PoliticOteka que pone al descubierto a la bola de ladrones que están en el IMCINE pero nadie les dice nada a estos verdaderos gánster del cine.

PoliticOteka En fechas recientes, publicó la gráfica que revelaba información que el IMCINE ha venido ocultando y maquillando: El bajo (bajísimo) nivel de recuperación que tienen las películas que apoya el FIDECINE, siendo que este fideicomiso, a diferencia del FOPROCINE, tiene por objeto financiar proyectos con viabilidad comercial, de modo que el fondo vaya incrementándose y, así, poder hacer cada vez más y mejores películas.

La información manipulada del IMCINE sobre los resultados financieros de las películas mexicanas, sólo precisa las cantidades que han generado en taquilla; pero no las cantidades que han perdido o, en el mejor de los casos, han recuperado los productores. Y esta cultura que se está induciendo es, quizás, porque se piensa que mientras el Estado asuma las pérdidas del maltratado sector de producción, ¿Para qué desilusionar a las nuevas generaciones con información tan alarmante? Además, pensarán, ¿Y para qué agitar las olas si la fórmula está resultando tan conveniente para algunos? Y ciertamente sabrán que muchos de los cineastas, con tal de ver sus películas en pantalla, no les importarán sacrificar sus ingresos económicos. Y quizá, la mafia controladora  también comente hacia su interior: mientras los que hacen las películas sigan tan conformes con su pequeña cuota y la bola de premios que fácilmente les hace ganar la festivalitis aguda, pues sigamos jalando el agua a nuestro molino.

El monto total que FIDECINE (que declara haber apoyado desde su creación en 2002, hasta el 10 de febrero de 2012 a 118 películas) se le asignó, fue de $749,823,652.48 y a la fecha, sólo ha recuperado $86,728,965.78; es decir, ¡El 11.57%! (Información vía el IFAI)

Mamita: Si trabajara en el IMCINE
te compraba casa en las
lomas de Chapultepec, coche deportivo,
departamento en N.Y.
y me sobra para todos tus caprichos
Habrá quienes se pregunten: ¿Cómo puede existir corrupción si las películas dejan tan poco dinero? He aquí algunas hipótesis:

1.- Algunas películas que FIDECINE declara que no generaron ingresos económicos, en realidad sí los generan pero no los participan al fideicomiso y las autoridades, en vez de investigar y actuar con decisión, “se hacen de la vista gorda”, lo cual hace sospechar que hay intereses que no les conviene tocar.

2.- Si bien las películas mexicanas supuestamente dejan poco o nada a sus productores, no así a sus distribuidores y exhibidores que son los primeros en cobrar, aunque poco o nada le toque a los productores. Los distribuidores, exhibidores y algunos productores que se ponen varias cachuchas también de distribuidores y exhibidores, son quienes en la industria parten y reparten el pastel y, para colmo, influyen en las decisiones supuestamente colegiadas del Comité Técnico de FIDECINE. Pero la realidad es que, al final de cuentas, muy poco o nada apoyan a las películas en el momento de su comercialización.

¿Por qué? Porque les conviene mucho más apoyar a las cintas norteamericanas que compran en paquete, sin medidas antidumping. Así, lo que parece es que han hecho un “pacto de caballeros” para apoyarse entre ellos y dejarle una pequeñísima cuota de mercado, en nuestro propio país, al cine mexicano. Y la distribución, en México, la controlan en un 81% las majors norteamericanas (MPAA), en otro 14% Videocine, Corazón y Gussi, y en otro 5% el resto de las distribuidoras. En tanto que la exhibición, en un 89% la controla un duopolio formado por Cinépolis y Cinemex, y en un 11% por Cinemark y otros cines independientes. Hace poco se publicó que Cinemark declaró que ya no seguirá respetando ese oligopólico “pacto de caballeros”, que probablemente incluya a miembros que han tomado y toman parte en el Comité Técnico de FIDECINE. ¿Será que otros y otras también quieran y puedan zafarse?

Hubo un tiempo donde la belleza se lograba con plumas y lentejuelas…
Hubo un tiempo donde bailar era por más que un sueño…
Hubo un tiempo donde los malos eran de traje y corbata…

En el Guanajuato Internashonal Film Festibal (pinche nombre mamón)
Paulo Vidales/Imagen Latente  

Personaje más honesto que Juan Orol no existe en la historia del cine, él únicamente quería filmar porque ¡Amaba a las actrices! Por eso, de grande quiero ser como Juan Orol.

Y Roberto Fiesco que se siga haciendo pendejo y todos los de Cine-Secuencias Radio y Cine-SecuenciasTV Pero que viva México ¿Verdad?


No hay comentarios:

Publicar un comentario