viernes, 15 de julio de 2011

¿Me cayó la maldición de Harry Potter?


Probablemente sea cierto…

En este 2011, una década después de ver la primer película, con mis 25 años a cuestas, se estrenó la “parte dos” de Las Reliquias de la Muerte, me enteré por casualidad que Cinemex iba a pasar un maratón con la proyección de todas las películas de Harry Potter…

Mi primer incursión “cinematográfica” (entre comillas porque algunos críticos de cine no consideran a HP como una obra cinematográfica) a las aventuras salidas de la “literatura” (entre comillas porque algunos críticos de las letras no consideran a HP como una obra literaria) de Harry Potter sucedió en el lejano año del 2001, hace una década, en un cine que ya no existe (Cinemas Gemelos de Organización Ramírez).

La película de Harry Potter y la Piedra Filosofal no fue nada del otro mundo, a pesar de eso, un pequeño gusanito mágico se alojó en mi corazón (o para efectos médicos, en mis intestinos).

Al año siguiente, recuerdo que la era tecnológica (en México) nos brindaba un gran salto del VHS al DVD, teniendo como intermedio al VCD. Este último de gran aceptación en el mercado ilegal, gracias a su “calidad” y facilidad de copiado. Yo, un adolescente de 16 años seducido por la amplia oferta de películas que ofrecían los bucaneros de Tepito, adquirí a precio de mayoreo una copia en formato VCD de Harry Potter y la Cámara de los Secretos (así le pusieron en México a la película, siendo que el libro es HP y la Cámara Secreta) la película al igual que su antecesora, no causó mucho impacto. Lo que sí me atrajo fueron los videojuegos de las películas, un amigo me pasó los dos primeros juegos para PC de Harry Potter, que disfrutaba en mi “flamante” computadora con Windows Me (al año siguiente 2002, ya estaba de moda el Windows XP).

En 2004, año en que se estrenó Harry Potter y el Prisionero de Askaban, regresé al cine (Multicinemas de Organización Ramírez) La película me fascinó, me pareció la mejor de todas (apenas eran tres jaja) en esa ocasión acudí solo, y desde entonces, siempre voy solo al cine (¿Maldición?).

Por cosas del destino, desde septiembre del 2004 me volví asiduo asistente a CINEMEX y dejé de comprar películas pirata, digamos que me volví “Cinéfilo”.

En el 2005 cuando salió Harry Potter y el Cáliz de Fuego, ya todo un experto me equivoqué y entré a ver Harry Potter en español y en la fea sala 4 del Cinemex WTC (Únicamente dos salas valen la pena en ese complejo: Sala 1 y Sala 2) No me gustó tanto como la anterior, le cortaron muchísimo, además de alargar otras cosas, ciertos efectos volvieron a parecerme chafas (como la escena en que Harry come las “branquialgas” nada en el lago y además salta como delfín: Buuuuu, chaaaafaaa) Lo único rescatable es admirar el dulce paso de niña a mujer de Emma Watson…

Yo pasé de ser un chamaquito de 15 años a uno de 19, de recién egresar de la secundaria a estudiar en la universidad. Y de adquirir gustos un poco más refinados (jajaja) por lo que hasta ahí llegaron mis expectativas en cuanto ver más películas de Harry Potter (no así con los libros, de los que me confieso adicto y fiel seguidor).

No fue sino hasta 2007 que conocí a una chica llamada Ruth (también fan de HP) Cuando volvió mi interés en ver una película de Potter, la de la Orden de Fénix. En parte por invitarla a salir, ver la película, tomar un café y ver hasta dónde podríamos llegar (jajaja ¡Qué desinteresado!) Y ahí fue donde según la maldición me agarró.

Yo la quería llevar al mejor cine (bueno, pues a donde la estaban proyectado en IMAX 3D para que me entiendan) y ese cine, era CINÉPOLIS Perisur, la cosa era llevarla un fin de semana, pero nunca por alguna extraña razón pudimos ir, total que cuando vi que no se daba eso, decidí ir solo, pero para mi sorpresa ya la habían quitado de IMAX 3D y ya no quise verla en la versión “normal” y cuando decidí que era mejor verla en formato normal que no verla, también ya la habían quitado (¿Maldición?) Total que me perdí por vez primera una película del “niño que vivió”.

En el año 2009 con el estreno de El Misterio del Príncipe, mi intento por ir verla en IMAX 3D acompañado por la misma chica se vio frustrada de nueva cuenta, no recuerdo a ciencia cierta por qué, ni recuerdo qué sucedió (¿Maldición?) probablemente porque no vi la anterior esta ya no llamó la atención, yo no sé, pero ya no era el mismo niño de 15 años que se maravilló con los libros y que se “enganchó” un poquito con las películas. Con 23 años el mundo “adulto” trata de robarte ilusiones y sueños tal cual Dementor.

Me aparté un poco de las “buenas nuevas” del mundo de J.K. Rowling, pero me mantuve leyendo y re leyendo mis 6 libros de Harry Potter una y otra vez… y sin ver ni en la tele ni en cable más allá de la película número 4 de HP.

No compré el libro 7 hasta mucho después, tenía miedo de leer el final, que la poquita magia de mi mundo infantil se muriera ahora en mi edad “adulta”. Como le escribí alguna vez a mi amiga Ruth: “¿Después qué? Lo único que me va a quedar es que tendré que leerlos hasta que se deshojen y se hagan viejos una y otra vez”

Al final terminé comprando el último libro, los leí todos de corrido, desde la primera página del primer libro, hasta la última de Las Reliquias de la Muerte.

En 2010 estrenaron la “parte uno” de las Reliquias de la Muerte, me vi tentado a verla, pero yo quería ver antes las que me faltaron, pero nunca tuve la oportunidad de ir a rentarlas a Blockbuster (¿Maldición?).

En este 2011, una década después de ver la primer película, con mis 25 años a cuestas, se estrenó la “parte dos” de Las Reliquias de la Muerte, me enteré por casualidad que Cinemex iba a pasar un maratón con la proyección de todas las películas de Harry Potter. ¡Por fin! La maldición se iba a romper, las vería todas en formato Digital pero… ¡SOLO PUDE VER LAS PRIMERAS TRES!

Las primeras tres, caray…

Cuando fui a Cinemex Parque Delta, habían cancelado la función de la del Cáliz de Fuego (¿Maldición?) me puse triste, la maldición no se había ido, “A la chingada la voy a rentar y a ver la quinta en el cine”.

No pude rentarla (¿Maldición?) “Bueno, ya la había visto cuando salió, no importa”

Cuando me dirigí a Cinemex Universidad, habían cancelado la función de la Orden del Fenix (¿Maldición?) me puse más triste, ahora era rabia, desilusión, coraje… “A la chingada Cinemex y todo…”

Un poco triste visité Internet, me di cuenta que Cinemark también iban a pasar el maratón a la siguiente semana, compré los boletos, todos, desde la cuarta hasta la 7.1 todo iba mejorando, estaba lleno de ilusión pero…

Falló la proyección del Cáliz de Fuego (¿Maldición?), la pusieron en español (¿Maldición?), cuando me salí a reclamarle a la gerente me dijo que A PESAR DE QUE EN INTERNET estuviera anunciado en INGLÉS y de que en la taquilla me dijeran que la proyección sería en INGLÉS, las iban a pasar POR SUS HUEVOS EN ESPAÑOL (Ok no dijo que por sus huevos, pero así lo dejó entrever) Pedí la devolución de mi dinero y salí del cine.

De nuevo los ánimos al suelo… (¿Maldición?)

Estuve pensando en comprarlas o rentarlas en Blu-ray pero no tengo reproductor de Blu-ray, mi televisión no es de LED, es una Sony de 25 pulgadas cuadrada de cinescopio, mi DVD está descompuesto (¿Maldición?)

Ya vi un televisor Samsung LED Full HD Series, esa es la que me gusta. Solo espero que se me quite la maldición de Harry Potter y pueda ver algún día, todas las películas…

Me despido con un “Twit” mío:

Uff! En los MTV #MovieAwards por poquito y veo el beso de Ron y Hermione... pude voltear a tiempo, es que ese beso vivira en mi imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario