lunes, 4 de marzo de 2013

Reseña: Anna Karenina


Título: Anna Karenina
País: Reino Unido
Año: 2012
Director: Joe Wright
Reparto: Keira Knightley, Jude Law, Aaron Taylor-Johnson, Matthew Macfadyen, Olivia Williams
Duración: 130 minutos

Sinopsis: “Ubicada a finales del siglo XIX, Anna Karenina (Keira Knightley), una aristócrata rusa, vive una estremecedora historia de amor cuando se cuestiona su felicidad y decide olvidar los cánones de la época para vivir un romance con el Conde Vronksy (Aaron Taylor-Johnson). Poniendo así, en riesgo la relación con su esposo (Jude Law) y su reputación. Esta es la nueva e impresionante versión del clásico de León Tolstoi”.

Esta es la re-visita más reciente del texto de Tolstoi. El director Joe Wright trata de jugar un poco con la realidad de la historia presentándonos un telón que al levantarse, nos deja entrar a la obra.

El recurso de emplear un teatro como el lugar donde todo transcurre es confuso al principio pero nos acostumbramos. Más adelante, nos vuelven a cambiar la jugada y el teatro ahora es un conector de realidades en donde el movimiento de cámara nos transporta de sets a locaciones para dejarnos nuevamente en los actos finales simplemente en locaciones.

Dicho recurso, es el diferenciador con anteriores versiones. El problema es que en ocasiones funciona y en otras no. Se agradece por lo menos que buscaron hacer algo diferente y no se fueron a la segura de hacer una recreación apegada al libro línea por línea y palabra por palabra. Las adaptaciones al cine de una novela, son precisamente eso: Adaptaciones… ajustes que se hacen para cambiar el lenguaje de un texto y llevarlo al lenguaje del cine. Las personas quisquillosas que se trastornan haciendo comparaciones entre el material original (texto) y sus adaptaciones (película, obra…) olvidan siempre que ellos mismos están contaminados ¡Con la versión mental que se hicieron al leer el libro!

Es decir, los lectores de Anna Karenina en realidad no están comparando lo que escribió León Tolstoi con lo que hizo Joe Wright (y tantos otros) ¡No! Lo que están haciendo es comparar lo que imaginaron mientras leían a Tolstoi con lo que veían en el cine.

Tampoco les voy a mentir con que esta versión es trepidante acá con mucha energía… ¡Me quedé dormido como 10 o 5 minutos! Jajaja. No obstante la manufactura de la cinta que es buena, siento que le faltó ese algo que vuelve a una cinta interesante.

Juega con la ilusión de transportarnos de un teatro a varias locaciones y de vuelta al teatro ¡Bien!
Debemos mencionar que la película llega muy tarde (en teoría) a nuestro país (después de los premios Óscar© de la Academia) por lo que arruinó nuestra quiniela jajaja debido a que Los Miserables y no esta, era la elegida para ganar el premio a mejor vestuario… no pasaron ni 5 minutos iniciada Anna Karenina cuando inmediatamente uno le da la razón a la Academia. 

Mencioné que llegó muy tarde teóricamente, pues ya se había exhibido en el festival de pretenciosos de cine de Morelia. Ya saben… para que los asistentes se regodeen diciendo después “Ya la había visto en el festival…” o más grave aún, que los mismos pretenciosos que hacen el mitote este digan: “Pues para verla, vengan al festival” y hacernos creer que tienen las primicias mundiales, cuando en realidad lo único que hacen como los mafiosos que son. Es seguir el ejemplo de los acaparadores; quienes acumulan productos para después especular con el precio de los mismos cuando estos escasean.


Lo mismo hacen estos sujetos únicamente que al revés: Primero la muestran en sus festivales y luego… ¡Zaz! La esconden por meses ¡Y luego se quejan de que las personas compren pirata!

Continuando con la reseña les puedo decir que visualmente, la cinta luce impecable a pesar de que el tratamiento de la historia no fue de lo mejor.

Sin embargo, para los iniciados en la obra del director Joe Wright. Ya sabrán qué esperar más o menos desde que adaptó otra novela pero de Jane Austen y con la misma Keira Knightley.

Olivia Williams, Aaron Taylor-Johnson, Keira Knightley, Jude Law y
Matthew Macfadyen en la premiere Londinense.
Como en la mayoría de los casos, todos estos tipos de cintas, al final, invitan a leer el material original.

El gran mérito de Anna Karenina, vuelvo a insistir. Radica en la imaginativa visualización de lo sucede en la historia; esas tomas largas con cambios de set-locación a locación-set son facinantes. Esas puestas en escena que se modifican ante la mirada del público…

La nota amable es que el fin de semana en que planeaba verla, se agotaron los boletos para todas las funciones en el Cinemark (ya próximo a morir) Lejos de desanimarme, me dio gusto que el público se interesara en este tipo de propuestas.

Una última acotación: Den una vuelta por alguna plaza, librería o tienda y busquen material de León Tolstoi. He visto muy buenas ediciones de obras del autor a precios muy accesibles ¡Y tomen en cuenta que sus escritos son voluminosos!


2 comentarios:

  1. Hay que tener mucho cuidado con los sentimientos, saber interpretarlos, como si de música se trataran. La de la reciente adaptación de Anna Karenina, sobre el clásico de Tolstoi, a menudo suena demasiado exagerada y vacía. Me quieres, no me quieres. Eso sí, la puesta en escena es grandiosa y original, en particular las escenas de baile, te dejas llevar imaginándote que si uno fuera tan gracilmente liviano... Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en lo correcto! Supongo que esa era la falla que no podía especificar...
      Eso sí, lo que se ve en escena es fabuloso. Como un sueño teatralizado.
      Gracias por comentar!!!!

      Eliminar