viernes, 16 de agosto de 2013

Reseña: No Quiero Dormir Sola

Título: No Quiero Dormir Sola
Título Internacional: She Doesn’t Want To Sleep Alone
País: México
Año: 2012
Director: Natalia Beristain
Reparto: Mariana Gajá, Adriana Roel, Arturo Beristaín, Leo Ortiz Gris, Emma Dib
Duración: 83 minutos

Sinopsis: “Amanda tiene un problema; si está sola no puede dormir. Sus días transcurren de manera tranquila y ordenada; sus noches las llena de amantes que la ayudan a pasar las horas. De un día para otro su universo se ve transgredido cuando tiene que hacerse cargo de su vieja y alcohólica abuela, Dolores, una actriz retirada que ahora vive de los recuerdos de sus glorias pasadas”.

¡Qué cinta tan más hermosa! pero también triste… ¡Como la vida misma!

Afortunadamente ya está en circulación la película No Quiero Dormir Sola de Natalia Beristain que, con una propuesta hacia la nostalgia, el desencanto, la amistad y el amor-odio a la vida; vuelven a este trabajo como uno de los más interesantes de ver en TODO EL AÑO junto a Halley (Hofmann, 2012) Es increíble que ya estamos en agosto y únicamente unas cuántas cintas hechas en el país sean rescatables (Cintas estrenadas en cartelera no festivaleras de esas de las que nunca vuelve uno a oír… irónicamente; No Quiero Dormir Sola pudo tener el mismo destino trágico de quedar enlatada).

Lo que Beristain trae, es un relato sobre dos desconocidas totalmente desconectadas de la realidad: Amanda y Dolores. La primera; una mujer de treinta y tantos entrando a los cuarenta que se dedica a hacer nada, cuya manía es la de tener que dormir acompañada todas las noches. La segunda; es una señora mayor que ha quedado atrapada en la nostalgia de sus viejos tiempos que en sus momentos de lucidez prefiere consumir tremendas cantidades de alcohol.

Empero a ser unas desconocidas, realmente son abuela y nieta…

Entrañable...
Amanda debe cuidar a su abuela por unos días mientras se arregla su traslado a una casa de retiro… es en este tiempo cuando se inicia una especie de reconexión entre ellas.

El cada vez más evidente deterioro mental de la abuela Dolores es probablemente el detonante para que Amanda reflexione sobre su vida sin sentido ni ambiciones.

Su relación; una especie de estira y afloja es lo que luce en la cinta, además existe un gran trabajo detrás como ciertas tomas muy bien planeadas y ejecutadas.

En lo particular; divido a la cinta en dos actos: Antes de llevar a la abuela al asilo y después… la evolución de los personajes es muy buena.

El cambio (en la historia y las locaciones) es radical, desde la fotografía hasta el nivel de actuación. Si bien Mariana Gajá no siempre está al nivel de Adriana Roel es digno de mencionar que son capaces de crear el punto más alto de la cinta en una escena trágicamente cómica o cómicamente trágica cuando a manera de despedida (ya anunciada con anterioridad) Dolores y Amanda salen a festejar el cumpleaños de la abuelita (no importa si en realidad no lo fuera…) y es precisamente ahí que la cinta se convierte en poesía pura.

La directora Natalia Beristain con Adriana Roel y Mariana Gajá
Realmente es un trabajo soberbio y como lo dije al inicio; es la mejor propuesta mexicana que he visto en todo el año.

Iba a mencionar que noté un vínculo con cierta película francesa del año pasado que hasta ganó un Óscar© pero sería revelar precisamente el clímax de la trama. El cual, prefiero mantener en reserva. Las iniciales del director de ésa película son M.H.

No Quiero Dormir Sola: ¡Qué cinta tan más hermosa! pero también triste… ¡Como la vida misma!

No hay comentarios:

Publicar un comentario