jueves, 24 de marzo de 2011

Reseña: Triste San Valentín (Blue Valentine)

Título: Triste San Valentín, Una Historia de Amor
Título Original: Blue Valentine
País: Estados Unidos.
Año: 2010
Director: Derek Cianfrance
Reparto: Michelle Williams, Mike Vogel, John Doman, Ryan Gosling, Faith Wladyka
Duración: 112 minutos

Sinopsis: “Dean y Cindy llevan varios años casados y han tenido una hija, Frankie. Pero su relación no ha sido precisamente un lecho de rosas. Cindy tuvo que abandonar primero a su novio Bobby, lo que le ha costado a Dean una buena paliza. Dean ha tenido buenos y malos momentos con los padres de ella. Cindy vive dedicada a su trabajo en un hospital mientras él se ha conformado con pintar casas en el barrio. Iremos viendo en paralelo el desgaste inherente a toda relación, los momentos álgidos y pasionales y los momentos en los que todo parece venirse abajo”.

Al que me pregunta la razón de ir al cine obsesivamente le podría contestar: -Por esto-

Y me refiero a la cinta llama: Triste San Valentín (Blue Valentine) a la cual en México la distribuidora le incluyó el horrible subtítulo “Una historia de amor” entonces pues, Triste San Valentín: Una Historia De Amor; trata de dos personas, un hombre y una mujer, Dean y Cindy. Su matrimonio están al borde de la ruptura… pero siempre hay tiempo para recordar los buenos tiempos. Precisamente de eso va la película, nos intercala el principio y el fin de una relación. Algunos tendrán su parte favorita, este tecleador se declara fan de la parte del enamoramiento y no de la ruptura, pero las dos partes contrastan lo suficiente para llevar la cinta a un nivel grandioso, la lucha de Dean por su matrimonio, la dejadez de Cindy por su relación… pero a la vez el no compromiso de Dean y los problemas filosóficos de las relaciones humanas llegan y saltan de la pantalla a la butaca del cinéfilos.

Los profesionales de la crítica ya hicieron su trabajo con esta cinta, es por eso que yo comparto los grandes momentos de esta, esos que hacen divagar la mente y me hacen filosofar…

Ryan Gosling (Dean) realiza un cuestionamiento muy interesante: ¿Es posible enamorarte de una persona con solo mirarla? He ahí el dilema, porque si te enamoras de una persona con solo mirarla ¿Qué te garantiza que no lo vas a aborrecer al cerrar los ojos? Espero que el punto al que quiero llegar sea claro; así como es fácil enamorarse, igual lo es dejar de amar… aburrirse… llegar al hastío… Eso es lo importante de las relaciones, ¡Ahí esta del detalle, Joven!

Es por eso que mi parte favorita en la película es el enamoramiento, haces tus mejores trucos, sorprendes con tus acciones, tus palabras… ya cuando echas la carne al asador pues quedan… cenizas.

Yo recomiendo ampliamente esta película, se van a enamorar de la historia, de los personajes, Michelle Williams está hermosa, hay escenas de sexo y ¡Hasta un número musical que se lleva las palmas señores!: You Always Hurt The One You Love, esto es cine, la magia del celuloide.

Me despido con un chiste: “Tenían a un niño y un asesino que van rumbo al bosque agarrados de la mano, en eso el niño le dice al asesino... me está dando un poco de miedo, a lo que el asesino responde: imagínate yo que me voy a regresar solo”

Eso es Triste San Valentín; una montaña rusa de sentimientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario