domingo, 15 de julio de 2012

Reseña: Salvages (Savages)


Título: Salvajes
Título Original: Savages
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: Oliver Stone
Reparto: Aaron Johnson, Taylor Kitsc, Blake Lively, Salma Hayek, Benicio del Toro, John Travolta, Damian Bichir, Joaquín Cosío, Diego Cataño
Duración: 132 minutos

Sinopsis: “Dos jóvenes emprendedores de Laguna Beach, Ben, un budista pacífico, y su mejor amigo Chon, ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense y ex mercenario, han montado un lucrativo negocio casero: cultivar y vender una de las mejores plantas de marihuana que jamás se ha obtenido. También comparten un amor único con la bella Ophelia. Llevan una vida tranquila… hasta que se instala un cártel mexicano de Baja California y exige que el trío se asocie con ellos. Pero la despiadada jefa del cártel y su brutal matón Lado no toman en cuenta la fuerza del vínculo que une a los tres amigos. Ben y Chon, con la ayuda que les proporciona a regañadientes un corrupto y escurridizo agente de la DEA, deciden librar una guerra imposible contra el cártel. Así empieza una serie de maniobras y estratagemas cada vez más salvajes en un enfrentamiento donde ambas partes se la juegan”.

En México, existen héroes ¡Más grandes que Spider-Man!

Me refiero al público. El que decidió luchar este fin de semana contra el arácnido trepa-muros, mamuts acompañados de otros animalitos de una supuesta era de hielo y desastres Chernobylenses, todo para conseguir un boleto para la más reciente obra de Oliver Stone: Savages.

De entrada, las salas grandes, las buenas, esas en las que vale la pena pagar por entrar pues están ocupadas por los hits del verano. Por lo que Savages (Salvajes) fue relegada a salitas más bien pinches. Así que no es sorpresa que los boletos se agoten y en caso de conseguir alguno, pues tener la mala fortuna de que le toque en el peor lugar de la sala (¿El asiento del rincón de la primera fila? Jeje) Así que hablemos de los cines en los que conviene y no conviene ir a verla:

Para empezar, compre los boletos por Internet, y si no cuenta con tarjeta de crédito, pues ya se jodió… vaya a su puesto pirata más cercano.

Ahora bien, si usted desde el principio eligió Cinépolis pues ya la hizo pues usted elige la fila y el asiento desde el momento de su compra por lo que no tendrá que formarse ni apurarse por entrar primero a la sala pues ya cuenta con su lugar.

Si los compró por Internet para las otras dos cadenas: Cinemark o Cinemex llegue media hora antes de que inicie la función para agarrar un buen lugar… ¡En la fila para entrar! jaja

Eligiendo Cinemark solo hará una fila para entrar, pero sea consciente que tendrá que formarse en la taquilla con tiempo para que le den su boleto.

Pero si como buen mexicano se va a aventar como el Borras sin tener boleto ni nada, tenga en cuenta la posibilidad que en Cinépolis ya le habrán volado los mejores asientos, o que en Cinemark los boletos estén agotados.

Únicamente falta hablar de Cinemex. Ahí yo sí recomendaría llegar 1 hora antes para comprar el boleto, también tome en cuenta que en Cinemex se hacen 2 filas; una para los que tienen Tarjeta de Invitado Especial y otra para el público regular. Así que si usted no cuenta con la tarjeta no haga coraje si es la primera de la segunda fila pero ya pasaron 30 personas con tarjeta antes que usted jejeje

Si se harta de todo lo anterior ¡No se preocupe! Siempre habrá boletos para ver Spider-Man y hay funciones cada 25 minutos aproximadamente

Después del suplicio, hablemos ya 100% de la película:

Me quedé con la sensación de que le faltó un poquito más de denuncia en las partes de narcotráfico y política mexicana. Tomando en cuenta (en el mundo de la fantasía jaja) que el señor Peña Nieto está apoyado y está apoyando a cierta fracción del narcotráfico. Pero luego caí en cuenta que Oliver Stone no estaba haciendo una película mexicana, ciertamente como la sinopsis lo indica: "Dos jóvenes emprendedores de Laguna Beach, Ben, un budista pacífico, y su mejor amigo Chon, ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense y ex mercenario, han montado un lucrativo negocio casero: cultivar y vender una de las mejores plantas de marihuana que jamás se ha obtenido".

Así que la única posible detracción para con la historia queda anulado.

Sin embargo, podemos apreciar que el retrato que hace Stone a los cárteles del narco es 100% verosímil, ellos quieren el poder, quieren el control, no les interesa nada ni nadie (sigo hablando del narco no de los políticos jajaja) Ese es un de los puntos clave de los cárteles, al momento de comprarte, o de colaborar con ellos, les perteneces, son tus amos absolutos. Ellos deciden cómo, cuándo y dónde harás lo que ellos te pidan que hagas.

Eso se ve fielmente retratado en la película, de tal forma que, uno de los gringos protagonistas al darse cuenta de ello decide que no va con ellos, situación que se vuelve catalizador del resto de la historia.

Latino-power :D

Como siempre reitero, en sangrons.blogspot.mx no somos profesionales del cine, esa es la razón de que llamamos reseñas y no críticas a lo que escribimos. Pero déjenme decirles que las actuaciones son excelentes. Más que lucir la fama del nombre, lo que luce es el talento artístico durante toda la cinta.

Una agradable sorpresa fue ver a otro competente actor mexicano: Diego Cataño, quien ya anda en las grandes ligas y al que personalmente envidio no por otra cosa sino por haber sido besado por Danny Perea en la refrescante cinta Temporada de Patos (2006 de Fernando Eimbke)

Otro punto a resaltar es la banda sonora que solo nos deja babeando. Un trancazo sonoro tras otro… para finalizar con un cover de una versión del disco Love de The Beatles: Here Comes The Sun el cual suponemos que por problemas de licencias no pudimos escuchar en su versión original, una lástima, pero ya sabemos que la marca Beatles es muy cerrada en cuando a otorgar una licencia musical, ellos quieren tener todo el pastel y lanzan los mismos discos de siempre pero le van cambiando: re-masterizados, re-mezclados, re-empaquetados encabezada por otro cártel… pero musical jajaja

Ahora, lo raro de la película es el final ¡No se espanten, no se los voy a contar! Pero fue lo que más me sacó de onda, esos recursos de plantear finales que no son, propiamente dicho, el final… pues creo que habla de los tamaños que ha de tener Oliver Stone.

Otra cosa que también no le vi mucho el sentido, es la evidente historia de poliamor que Stone mete para justificar toda una historia al estilo de Rambo. Y luego los dos gringos solitos acaban con el cártel (¡!)

En conclusión. No puedo asegurar que sea mala, ni que sea buena… pero tiene fallos, eso sí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario