martes, 4 de febrero de 2014

Reseña: Heredero del Diablo (Devil's Due)

Título: Heredero del Diablo
Título Original: Devil's Due
País: Estados Unidos
Año: 2014
Directores: Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett
Reparto: Allison Miller, Zach Gilford, Sam Anderson, Roger Payano, Vanessa Ray, Robert Belushi
Duración: 89 minutos

Sinopsis: “Después de una feliz luna de miel en la que hubo una noche que no recuerdan nada, una pareja de recién casados se entera de una noticia sorprendente: serán padres antes de lo que tenían previsto. Con la idea de registrar su embarazo como un recuerdo para su posteridad, el marido comienza a grabar todo, pero pronto nota que su mujer se comporta de forma muy extraña”.

Ya estoy algo aburrido de las películas que juegan al “video encontrado” o Found Footage debido a que la inmensa mayoría cuentan con ya no digamos una manufactura cuestionable sino que las historias son malísimas, aburridas y hasta absurdas.

Dentro del género las hay de varios temas; primordialmente de terror (Con El Diablo Adentro) pero también de suspenso (Poder Sin Límites), parodia (¿Y Dónde Está el Fantasma?), comedia (Proyecto X), zombis (El Diario de los Muertos), ciencia ficción (Apolo 18) y acción (Cloverfield: Monstruo)

En teoría son producciones cinematográficas como cualquier otra (buenas y malas) pero el presupuesto para realizarlas es sumamente bajo; esto no representaría problema alguno por no ser que personas codiciosas y ambiciosas ven en el cine la forma perfecta de hacer negocio (que de hecho lo es) y volverse millonarios de la noche a la mañana desde el bien sabido caso de Actividad Paranormal que con un presupuesto de $15 mil dólares, recaudó mundialmente $200 millones de dólares ¡Más redituable que traficar droga! No es de sorprenderse que salieran innumerables imitadores buscando una rebanada del pastel.

Se vale hacer negocio, pero no a costa de películas infames que a todas luces son meros productos para ganar dinero sin siquiera importarles que en su camino a la codicia, defrauden al público con cintas somníferas (Aparte de carecer de originalidad).

En verdad que ahora sí presté atención a los anuncios de Heredero del Diablo. No tanto para ver si era una babosada o saber si era realmente de terror. Lo hice precisamente para descubrir si era una película de Found Footage más (o de cámara borracha como jocosamente le dicen también al género).

Efectivamente, vi que el avance contenía escenas de cámara portátil pero también se aprecia que algunas son de cámaras profesionales por no decir que algunas tomas para nada lucen de aficionados. Simplemente en el segundo 6 del avance se ve que graban una boda enfocando directamente a los novios y luego se hace directamente a un pastel de bodas… ese efoque-desenfoque no es de aficionados y si algún lector ha tenido la fortuna de contratar a un camarógrafo para que registre un evento como boda, bautizo, etc. Verá que ni ellos hacen este tipo de trabajo ¿Por qué? ¡Porque están filmando una boda, no haciendo una película para el festival de Sundance! Jaja.

Luego en el segundo 39 aparece una iglesia que parece de postal… segundo 41 una toma que está perfectamente iluminada con lámparas, cortinas y la perspectiva de cine. Segundos 57 y 59 (en la trama son cámaras ocultas pero casualmente están bien colocadas) encuadres perfectos de la acción, desde el minuto con 22 segundos todo parece muy profesional… 

Al momento de que termina el avance, realmente entiendo que la cinta tendrá escenas de videocámara pero que contendrá también partes filmadas de manera tradicional (como muchas películas y hasta series de televisión). Esa fue mi impresión, de verdad. Agreguen además de que el estudio es 20th Century Fox y no una empresita creada para vender la película.

Para variar, esta escena no aparece en la peli... la cambiaron por
el mismo padre en un hospital para que pueda gritar y espante
a algunos espectadores desprevenidos...
Desafortunadamente no fue así, y desde que empezó la cinta, descubrí el error en el que estaba. Hasta el estúpido protagonista aclara y justifica que va a filmar todo porque quiere dejar un recuerdo y bla, bla, bla…  una sarta de idioteces que según hasta su papá tuvo una de las primeras videocámaras del mundo y que filmaba todo.

Curiosamente el protagonista se la pasa grabando puras tontadas (iba a decir estupideces pero estoy usando el diccionario de sinónimos) jaja.

En concreto, la idea sí parecía funcionar porque uno evoca la trama de El Bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, 1968, Roman Polanski) y La Profecía (The Omen, 1976, Richard Donner); dos joyas monumentales del cine macabro y que de hecho, la mismísima 20th Century Fox fue la que nos trajo en el ’76 la mencionada cinta de La Profecía.

Es decir, Heredero del Diablo se antojaba como una gran película… sólo es una decepción más.

Buenas ideas pero mal ejecutadas
Increíble que cayeran en el error de poner el final al inicio de la cinta, únicamente arruinaron el suspenso. Ahora ya sabemos cómo va a terminar la película ¡Muchas gracias!

El otro error es la torpe justificación de ver las grabaciones de todo lo que ocurre, como bien decía párrafos atrás: Carece de lógica que ciertas situaciones fueran capturadas en video ya no digamos en tomas perfectas como argumentaba al ver el avance de cine sino que partes de la trama simplemente no tienen sentido de haber sido grabadas. Todo esto se va al extremo en el acto final.

No hay nada más que decir sobre la cinta

No hay comentarios:

Publicar un comentario