viernes, 7 de septiembre de 2012

Reseña: Histeria; La Historia del Deseo (Hysteria)


Título: Histeria: La Historia del Deseo
Título Original: Hysteria
País: Reino Unido, Francia, Alemania, Luxemburgo
Año: 2011
Director: Tanya Wexler
Reparto: Hugh Dancy, Maggie Gyllenhaal, Jonathan Pryce, Felicity Jones, Rupert Everett, Ashley Jensen
Duración: 99 minutos

Sinopsis: “En la Inglaterra victoriana, el visionario Dr. Mortimer Granville se ve forzado a trabajar como asistente para el Dr. Dalrymple, médico reconocido por su controversial tratamiento a las mujeres que sufren del mal colectivo llamado "histeria". Con la ayuda de su excéntrico amigo, Edmund, el joven doctor propiciará el invento de uno de los aparatos más escandalosos del Siglo XX, todo en el nombre de la ciencia médica”.
 
Ya más o menos había escuchado de qué se trataba "La Historia del Deseo" así que decidí verla. Únicamente que hay un problema con esta película: ¡Dura poco!


Es tan entretenida que el tiempo se va volando, probablemente fue a propósito pues recordemos la gran frase del show bussiness: “Siempre hay que dejar al público pidiendo por más”.
 
Pero… ¿Y cómo de qué va la historia? Histeria trata el tema del sexo desde una perspectiva muy humilde y cotidiana… normal pues, así como debería de verse el tema del sexo, al mismo tiempo que también se toca de la visión que la sociedad de finales del siglo XIX tenía sobre las mujeres, donde se les ignoraba y se les veía como ornato, regidas por una sumisión ante el hombre, bueno… se supone que eso era en el siglo XIX y teóricamente en el año 2012 eso ya no ocurre pero eso ya es tema para otra ocasión.
 
Hoy en día, si un médico masturbara a su paciente para producirle placer, sin lugar a dudas, se daría un escándalo del que todos hablarían, pero en aquella época, era algo común que el doctor en turno satisficiera las necesidades de las pacientes para un mal muy peculiar llamado precisamente: histeria. Trastorno que produce malhumor al sujeto, reacciones violentas y depresión, para el que la única cura es la estimulación de los genitales… ¡Exactamente lo que usted está pensando! Jajaja

Aprovechando esto, la peli arranca con una curiosidad que es poco conocida en la historia (o por lo menos no me había interesado en investigar) El relato de la invención del vibrador patentado por Joseph Mortimer Granville, un médico inglés de alta estima quien lo diseño muy seriamente como un aparato médico. De verdad ¡El vibrador se creó como una herramienta médica! ¿A poco no se queda uno con el ojo cuadrado?

Por lo que en esa época, el vibrador fue aprobado por muchos médicos como el único tratamiento confiable para el amplio, y notoriamente enigmático, desorden de las mujeres conocido como histeria. Para dar el tratamiento que consistía en un “masaje medicinal” de los órganos femeninos al punto del paroxismo (excitación), lo cual fue en la perspectiva de la época victoriana, un alivio perfectamente clínico para el sistema nervioso, ciertamente sin confundirse con un orgasmo y no en alguna manera considerada sexual.

“Siempre hay que dejar al público pidiendo por más" jaja Interprétenlo como quieran

Los guionistas utilizan la invención del vibrador para dar rienda suelta a una comedia como lo dije; sencilla pero elegante,  en la que tratan de abordar el tema de la sexualidad femenina, las ideologías y los cambios de la mujer, representadas por Charlotte Dalrymple (Maggie Gyllenhaal), quien es una mujer llena de ideales a la que la sociedad mira con malos ojos.

Pero no se confundan, la película nunca cae en barateces de mal gusto, de hecho la fui a ver a un cine por allá en la Hipódromo-Condesa acá rodeado de pura señora cuarentona de billete jajaja.

Esta es una historia de comedia y de romance… pero con vibradores jajaja

En vez de ir a los chistes obvios, permitieron que el humor surgiera de los eventos absurdos (pero supongo que basados en la realidad) que ocurrían alrededor de estos personajes.

Insisto que la película no dura mucho, pero eso invita a que se aprecie mejor. Todo en la cinta es digno de mencionar, desde lo artístico, recreaciones de la época, actores, el guión…

Si se quedan al final de la película, durante los créditos verán imágenes mostrando la evolución del vibrador del que a estas alturas del segundo milenio solo falta que lo hagan compatible con el iPod jajaja.

Muy buena película, de hecho al final me dieron ganas de comprar un vibrador para regalar… ya saben, todo sea por la salud y el interés científico jejeje


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada