viernes, 24 de junio de 2011

Reseña: El Efecto Tequila

Título: El Efecto Tequila
País: México
Año: 2011
Director: Leon Serment
Reparto: Eduardo Victoria, Karla Souza, José María Torre, Juan Carlos Colombo, Julián Pastor, José Alonso, Julio Casado
Duración: 101 minutos

Sinopsis: "Una historia de amor: al dinero y al poder. Una historia de valor y de coraje. Es la vida de José Fierro, un hombre que supo afrontar las consecuencias de sus actos cuando decidió apostar al todo por el todo; de su esposa Ana Luisa, que desea conocer el amor y el erotismo más allá de lo permitido. Una película valiente que refleja lo mejor y lo peor del ser humano, pero también es tragicomedia (como la vida misma) llena de humor, esperanza y autosacrificio: reflejo de un país que vive en una crisis financiera permanente, que produce el efecto tequila, pero que tiene la virtud de no dejarse vencer. José Fierro y Ana Luisa son personajes memorables porque representan a los seres que cometen errores y que saben reivindicarse".

Escuché en alguna ocasión, que los primeros 5 segundos de una canción de rock son los que cuentan, es decir, si a los 5 segundos no te atrapa entonces… >>I (o sea que le das next pues)

Algo similar ocurre con el crédito inicial de una película, así como se ven los créditos, muy posible es el resultado final de la misma, los que saben de este “peligro” que los puede dejar al descubierto, mejor optan por un fondo negro y letras blancas (¿No se habían dado cuenta?)

Dicho lo anterior, los créditos iniciales de EL EFECTO TEQUILA me atraparon, se ve que le metieron creatividad y varios pesos (devaluados, pero al final, pesos) La historia comienza bien, se mantiene, cae un poco al final probablemente por errores en la edición que deja inconclusas y a la deriva cosas que se plantearon desde un comienzo y el desarrollo de la misma.

Me identifiqué con la película, como la mayoría de las personas nacidas antes de 1985 que vivieron las consecuencias de la burbuja mexicana de felicidad y prosperidad falsamente creadas por las altas esferas del poder en México...

Algo acerca de mi vida personal y que hace que reseñe ahora El Efecto Tequila:

Sucedió que en aquella "realidad", el país se estaba volviendo rico y nosotros (mi familia pues) también… Viéndolo a la distancia y bien parado en la tierra, reconozco que esa pequeña bonanza me gustó, tengo muy bellos recuerdos de cuando éramos ricos lo paradójico de la ahora sí, realidad, así, sin comillas, es que a pesar de que la economía es “recuperableesos tiempos YA NO VOLVERÁN, simplemente porque las cosas cambian. Y es por eso que la película resulta entrañable, está muy bien ambientada, totalmente noventera, crea la ilusión de que probablemente nos encontramos alguna vez con cualquiera de los personajes.

Karla Souza en El Efecto Tequila
La película igualmente le tira un poco a la melancolía, ahora lo explico:

Se puede ir ahora con todo el dinero del mundo a digamos… Acapulco pero ya no es igual a como fue.

Se puede ir al mejor restaurante del país ahora… pero no será igual al mejor restaurante de esa época.

Lo sé porque traté de hacer lo mismo que en aquellos años, y ya no fue igual.

Esas fiestas YA NO VOLVERÁN, esas vacaciones YA NO VOLVERÁN, esas novias YA NO VOLVERÁN, aquel Acapulco YA NO VOLVERÁ, esa ciudad YA NO VOLVERÁ, ese cambio peso-dólar YA NO VOLVERÁ…

Lo que obtenemos de EL EFECTO TEQUILA es una película cumplidora, de muy buena manufactura, no nos engaña ofreciéndonos algo que no nos dará, no es pretenciosa, solo busca contarnos algo que probablemente vivímos o tal vez no (lástima por los que no) cuando todos fuimos millonarios.

Y parafraseando como se suele decir al embriagarnos con Tequila: “Si en la borrachera lo ofendimos, con la crisis nos dejó debiendo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada